Los iban, victoriosos en el juicio sobre las detenciones injustificadas

Cuarenta y dos miembros del pueblo indígena Iban han ganado un juicio por detención injustificada. Se les había detenido en 1997 por defender su hogar en la selva contra los intentos de tala destinados a plantar cultivos de los que obtener aceite de palma.

Su detención se debió, supuestamente, a la obstrucción de los trabajos preparatorios de los peritos.

La policía los cacheó y agredió causando magulladuras y heridas a tres de ellos.

Durante la primera noche que pasaron detenidos no les dieron ni agua ni comida. Entre ellos había nueve mujeres, a las que obligaron a dejar a sus bebés en casa mientras estaban detenidas.

Una mujer declaró en ese momento: "Sabemos que nuestros hijos lloran día y noche porque no podemos darles de mamar ni cuidarlos, y porque no saben dónde están sus padres ni qué nos puede pasar aquí".

Cuando se produjeron las detenciones, Survival protestó ante el Gobierno malayo para que los liberasen y garantizasen que sus derechos territoriales sean reconocidos.

Tras su puesta en libertad, los iban presentaron una denuncia contra la policía y el Gobierno malayos por detención injustificada.

Su abogado, Harrison Ngau, manifestó tras la victoria: "Esta victoria anima nuestro espíritu en la lucha por el reconocimiento de los derechos territoriales nativos".