Los jenu kurubas

Se calcula que unos 20.000 jenu kurubas han sido expulsados ilegalmente del Parque Nacional de Nagarhole en India. Muchos más han sido amenazados de expulsión. Los guardaparques acosan, amenazan e incluso disparan contra miembros de este pueblo, que venera al tigre como a un dios.

Estas expulsiones cuentan con el apoyo de la WCS, la Sociedad para la Conservación de la Vida Silvestre. Son devastadoras para los jenu kurubas, y no ayudarán a los tigres.

Actúa ahora

InvolúcrateHazte socio/a

Los mejores guardianes del bosque

Preguntamos al Departamento Forestal: dado que veneramos a los tigres, las serpientes, los pavos y los espíritus del bosque, ¿quién creéis que cuidará mejor de él? ¿Nosotros, que veneramos a los animales, o ustedes, que los consideran salvajes y les temen?
JK Thimma, un líder y chamán jenu kuruba

El sistema de creencias de los jenu kurubas gira en torno a su relación con el bosque, las plantas y animales que alberga, y los seres divinos que lo habitan.

Conocen perfectamente su medio: de hecho, cuentan 25 formas de nombrar distintas partes de la selva. Recolectan sus medicamentos, miel, frutos, verduras, tubérculos, así como la paja y el bambú que necesitan para construir sus hogares.

Este pueblo indígena es famoso por su habilidad para recolectar miel, de ahí su nombre, que significa “recolectores de miel”. La filosofía que guía a los jenu kurubas durante toda la vida es “nanga kadu ajjayya… nanga kadina jenu ajjayya", que significa: "nuestros bosques son sagrados… la miel de nuestro bosque es sagrada”.

Estas creencias contribuyen a la protección y el cuidado de su entorno, y han garantizado la supervivencia del tigre. En efecto, la saludable población de tigres que se halla en su selva es la que movió al Gobierno indio a convertir la zona en reserva de tigres.

Los jenu kurubas conviven con la flora y la fauna únicas de la Reserva de Tigres de Nagarhole y cuidan de ellas. “Durante siglos todos hemos vivido en comunidad: la selva, los animales y los pueblos.”

Los jenu kurubas conviven con la flora y la fauna únicas de la Reserva de Tigres de Nagarhole y cuidan de ellas. “Durante siglos todos hemos vivido en comunidad: la selva, los animales y los pueblos.” © Survival

A pesar de las numerosas expulsiones ilegales que han sufrido, alrededor de 6.000 jenu kurubas resisten y han conseguido permanecer dentro del parque. Las organizaciones conservacionistas afirman que estas expulsiones son necesarias para proteger al tigre, pero se equivocan.

No es casual que Nagarhole, donde los jenu kurubas cuidan de su bosque y lo protegen desde hace generaciones, tenga la segunda concentración más elevada de tigres de todo el país.

Estadísticas como esta forman parte de un conjunto creciente de pruebas científicas que respaldan lo que los pueblos indígenas tratan de decirnos desde hace tiempo: que ellos son los mejores conservacionistas y guardianes del mundo natural.

Sin embargo, el Departamento Forestal, apoyado por la Wildlife Conservation Society (WCS, una asociación conservacionista estadounidense dotada con 300 millones de dólares) y la organización local Living Inspiration for Tribals (LIFT), trata de expulsar a los jenu kurubas de su bosque a base de hostigamiento, persecuciones y abusos.

Actúa ahora para apoyar a los jenu kurubas

Actúa

La política de conservación de la India es racista y colonial

El dogma colonial de la “conservación de fortaleza” aún predomina en la India (al igual que en gran parte de Asia y África). El origen de este modelo de conservación de la naturaleza se remonta a la creación de los parques nacionales de Yellowstone y Yosemite de Estados Unidos en el siglo XIX, que dio lugar a la brutal expulsión de los pueblos nativos norteamericanos para quienes esas tierras eran su hogar.

El Departamento Forestal de la India todavía implementa leyes y prácticas de la época colonial para controlar los bosques con mano dura.

La conservación de fortaleza, como se denomina este modelo, desprecia las habilidades de los adivasis (pueblos indígenas de India) en la gestión de sus bosques y los califica como un peligro para la biodiversidad.

Las políticas de protección del tigre en India se basan en la idea de crear zonas exclusivas para tigres sin presencia humana, lo que supone que por lo menos 300.000 adivasis corren riesgo de ser expulsados.

Cientos de miles de personas ya han sido expulsadas de sus hogares o privadas de su sustento, destruyendo con ello sus raíces y su identidad. Comunidades orgullosas y autosuficientes que vivían de su tierra han quedado abocadas a refugiados sin tierras que han de luchar para sobrevivir.

La ley india prohíbe los desalojos si no cuentan con el consentimiento de la comunidad afectada y si no hay pruebas de que la coexistencia entre humanos y animales salvajes es imposible.

Pero el departamento forestal, y las grandes organizaciones conservacionistas como la WCS, lo ignoran y siguen impulsando la conservación colonial, sin personas.

El Departamento Forestal está decidido a expulsarlos, pero los jenu kurubas se oponen activamente a este intento de expulsarlos de los bosques que son su casa. Muchas personas indígenas, incluidas centenares de familias jenu kurubas, que ya fueron expulsadas ilegalmente también reclaman ahora su derecho a regresar.

Actúa ahora para descolonizar la conservación

Actúa

Expulsar a los jenu kurubas es ilegal

De conformidad con la ley india y el derecho internacional, los jenu kurubas deben dar su consentimiento para los proyectos que se planeen dentro de su territorio. No dieron el visto bueno a la creación de la reserva de tigres.

En 2006 se promulgó la Ley de derechos del bosque para abordar la “injusticia histórica” cometida contra los pueblos adivasis y se reconoció su derecho a vivir dentro de sus bosques y protegerlos. Sin embargo, a pesar de presentar más de 4.000 solicitudes a las autoridades, los jenu kurubas todavía no han visto reconocidos los derechos sobre sus bosques en la reserva de tigres.

Los guardaparques no pueden expulsar ilegalmente a los jenu kurubas si no tienen pruebas de que perjudican a la flora y fauna salvajes y de que la coexistencia es imposible. No se ha presentado ninguna prueba en este sentido. De hecho, la densidad de tigres en Nagarhole es mayor que en dos reservas de tigres vecinas, de las que han sido expulsados todos los pobladores.

Las expulsiones son ilegales en muchos aspectos, ya que violan numerosos preceptos de la ley india, incluida su Constitución. No obstante, y a menudo con el apoyo de la WCS, el Departamento Forestal ya ha desplazado a unos 20.000 jenu kurubas de su bosque e intenta forzar a los 6.000 que quedan a que también abandonen su tierra.

Actúa ahora para detener las expulsiones

Actúa

WCS dice que las expulsiones son “voluntarias”, ¡pero son forzadas e ilegales!

Lo que nos hizo el Departamento Forestal antes de la expulsión fue una especie de tortura.
Boja, un jenu kuruba expulsado del Parque Nacional de Nagarhole

Los jenu kurubas son víctimas de una campaña sistemática de acoso, restricciones y amenazas, con el fin de forzarles a irse.

- Viven bajo la amenaza constante de sufrir violencia y arrestos basados en acusaciones falsas. En 2021 en Basava, un hombre jenu kuruba que vive cerca de Nagarhole, fue disparado por agentes forestales en represalia por defender a su hermana cuando estaba siendo acosada por los guardas.

- Les impiden cultivar en sus huertos, recolectar alimentos, miel y leña o visitar sus cementerios y lugares sagrados en la selva. Los persiguen y amenazan cuando les descubren desempeñando sus quehaceres cotidianos.

- Incluso les prohíben reparar sus casas.

JD Thimma, víctima de los disparos de guardas forestales cuando recogía hongos; a su amigo Nagraj lo asesinaron. Reserva de tigres de Nagarhole.

JD Thimma, víctima de los disparos de guardas forestales cuando recogía hongos; a su amigo Nagraj lo asesinaron. Reserva de tigres de Nagarhole. © Survival

- Quienes se plantan en defensa de sus derechos son perseguidos, y a menudo detenidos, con acusaciones falsas. Como explicó un dirigente a Survival: “Han llevado a cabo demandas contra nosotros para silenciarnos y encarcelarnos, para que no se escuche la voz de las comunidades Quieren que cunda el miedo en la población indígena en la selva.”

Frente a esta persecución continua, las familias jenu kurubas a menudo no tienen casi más remedio que abandonar sus hogares en el bosque. No hay nada de “voluntario” en esta decisión.

Las comunidades jenu kurubas enviaron una carta al Servicio de Pesca y Vida Silvestre de Estados Unidos, donde ponían de manifiesto su rechazo a las expulsion, declaraban “queremos dejar claro que jamás abandonaremos nuestros bosques” y explicaban que financiar el proyecto de WCS en apoyo a la “reubicación voluntaria” impulsada por las autoridades equivaldría a “favorecer e inducir los planes del Gobierno y de WCS de expulsarnos de nuestros hogares”.

Survival ha presentado pruebas de acoso y coacción, ha demostrado el incumplimiento por el Departamento Forestal del debido procedimiento legal y ha divulgado testimonios de jenu kurubas en que dejan claro que no abandonarán su “matria” en la selva de Nagarhole.

WCS ha hecho caso omiso de las numerosas cartas de Survival y WCS India imparte formación al personal del Departamento Forestal en materia de “reubicaciones” y sigue calificándolas de “voluntarias”.

Actúa ahora para exigir responsabilidades a WCS y al Departamento Forestal

Actúa ahora

Las expulsiones son terribles para los pueblos indígenas y para los tigres

WCS afirma que las reubicaciones benefician tanto a las personas como a los animales salvajes. Es un disparate, y los jenu kurubas discrepan radicalmente.

No son ventajas para todos, sino la muerte para todos. Ni la gente ni la selva sobrevivirán, moriremos todos
Choudamma, una mujer jenu kuruba expulsada en 2010, que trata ahora de volver a su poblado en el bosque

Las familias desalojadas dicen que sus comunidades han sido devastadas, que muchas personas murieron después de ser reubicadas. Se quejan de sus “vidas miserables” e insisten en que están desesperadas por volver a sus hogares en el bosque.

En enero de 2022, 28 familias jenu kurubas, expulsadas ilegalmente en 2010, emprendieron un retorno dramático a su poblado de origen en la selva. Dicen que les mintieron en el momento de su “reubicación”, pues no les dijeron que tenían derecho a vivir en el bosque, y que las promesas que les hicieron no se han cumplido. Los alojamientos en los que malviven tienen goteras y están deteriorados, y las tierras que les dieron no son cultivables ni siquiera 12 años después.

Amenazaron con suicidarse en masa antes que volver al lugar de reubicación, y una mujer declaró: “prefiero morir donde están mis dioses, donde está nuestra tumba y donde se hallan nuestros ancestros”, y añadió que “ha sido un infierno, o sea que no volveremos”. Sin embargo, los guardaparques les obligaron a volver a marcharse, metiéndoles en furgonetas y jeeps y golpeando con garrotes incluso a mujeres embarazadas.

Si la vida es tan buena para las familias expulsadas, ¿por qué desean volver al bosque y por qué las 6.000 personas que permanecen en la reserva no quieren irse?

Cuando los jenu kurubas descubrieron que WCS declaró a la BBC que “su vida es muy difícil… y viven con miedo permanente a los elefantes, leopardos y tigres”, se rieron de la idea de que podían temer a los mismos animales que veneran.

Los animales no nos han comido a nosotros, ¿por qué iban a comerse a nuestros hijos? Vamos a lo más profundo del bosque y no estamos asustados. Cuando los del Departamento Forestal entran en el bosque, van armados…
Una mujer jenu kuruba que vive en el Parque Nacional de Nagarhole, al mostrarle un vídeo de Krithi Karanth haciendo esa afirmación

Las expulsiones tampoco benefician al tigre. Hay pruebas de que su población aumenta en las reservas en que todavía habitan adivasis. Mientras que expulsan a los que custodian el bosque, reciben con los brazos abiertos a miles de turistas. Los científicos han descubierto que las hordas de turistas montados en vehículos todoterreno provocan en los tigres altos niveles de estrés fisiológico.

Nos expulsaron con el pretexto de que hacíamos ruido, de que perturbábamos el bosque, pero ahora hay montones de jeeps y vehículos de turismo; ¿acaso esto no perturba a los animales?
Un hombre jenu kuruba expulsado del Parque Nacional de Nagarhole, sin identificar por razones de seguridad

Actúa ahora para apoyar a los mejores conservacionistas

Actúa, por favor

Solidarízate con los jenu kurubas

En una reciente manifestación para reclamar sus derechos, dirigentes jenu kurubas dijeron: "Queremos que cierren la reserva de tigres y que nos entreguen el bosque, podemos cuidar mejor a los tigres y el bosque.”

Luchamos codo con codo junto a este pueblo para asegurar que se reconozcan los derechos sobre sus tierras y puedan volver las personas que han sido expulsadas.

Nos ocupamos de que las voces de los jenu kurubas se escuchen en la India y a escala internacional y seguimos presionando al Gobierno para que reconozca su derecho a vivir en su bosque, gestionarlo y protegerlo.

Buscamos apoyo en las redes sociales y desarrollamos campañas contra el modelo de conservación racista de WCS, instando a individuos y financiadores a que no apoyen una conservación que destruye vidas.

Haz un donativo para apoyar la labor de Survival.

Dependemos de tus donativos para seguir luchando junto a los pueblos indígenas en el mundo entero.

Haz tu donativo ahora

#DecolonizeConservation

Nuestra cooperación con los jenu kurubas forma parte de una campaña más amplia que impulsamos contra toda clase de atrocidades cometidas en nombre de la “conservación de la naturaleza”.

Queremos descolonizar la conservación – #DecolonizeConservation y favorecer un nuevo enfoque que ponga en el centro a los pueblos indígenas.

¡Nuestra campaña ya está surtiendo efecto!

Cuando los jenu kurubas escribieron al Gobierno de Estados Unidos criticando que financiara las reubicaciones practicadas por WCS, Survival contribuyó a que las autoridades prestaran atención y tomaran nota. Reenviamos la carta más de 20 veces, y nuestros simpatizantes bombardearon el Departamento de Interior con miles de emails.

Acto seguido, el Gobierno de Estados Unidos anunció que dejaba de financiar cualquier reubicación con fines de conservación.

Doy las gracias a Survival por llevar esta campaña a nivel internacional y que tantas y tantos simpatizantes nos hayan ayudado a que se escuchara lo que queríamos decir.
JK Thimma, chamán jenu kuruba

Más información sobre la conservación colonial

Infórmate y actúa

Tribus de las reservas de tigres
Conoce mejor a las tribus que viven en reservas de tigres
Navega por nuestro mapa interactivo para ver reservas de tigres donde los pueblos tribales que las habitan se enfrentan a expulsiones forzosas e ilegales
¿Por qué es necesario que descolonicemos la conservación de la naturaleza?
Survival Report: Illegal Evictions from Tiger Reserves
Fiore Longo, ‘Of Tigers and Men — the shocking truth about tiger conservation’
Fiore Longo, ‘Las reservas de tigres que las tribus llaman hogar’
Sierra – The national magazine of the Sierra Club, Michael Benanav, ‘Can Tribes and Tigers Coexist in India’s Nature Reserves?’
Down to Earth, Ashish Kothari, ‘In the name of tiger’
Pranab Doley, ‘La ‘conservación de fortaleza’ nos está expulsando de nuestros hogares’
Fiore Longo, ‘Bajo la sombra de Kaziranga’

Videos

Canal Plus, ‘Le Monde Selon Nouvelles Frontieres Et Les Autres’ (Download an unofficial English translation of the transcript)
BBC, ‘Killing for Conservation’
Forest guards harass ‘Kings of the Forest’
WCS Worldwide
WCS and abuses in Myanmar

Videos de Voz Indígena de los jenu kurubas

Tribal Voice: We were forcibly evicted from our land
Tribal Voice: We are living miserable lives
Tribal Voice: Our lives were good, really good!
Tribal Voice: They forced us to sign documents and evicted people
Tribal Voice: They filed false legal cases against six of us

Más vídeos de otros pueblos indígenas de las reservas de tigres

Voz Indígena: They threatened us and forced us to leave
Voz Indígena: Wildlife is our life
Voz Indígena: We are against forceful and illegal evictions
Voz Indígena: ’We will kill you’ – that’s what they say

Actúa ahora para ayudar a los jenu kurubas

Envía ahora este email al Gobierno de la India y a WCS

Actúa

No recibimos financiación de Gobiernos.

Dependemos de tus aportaciones para seguir luchando codo con codo junto a los pueblos indígenas en el mundo entero.

Hazte socia/o o haz un donativo