Los turistas que usan la carretera Andaman Trunk Road para los safaris humanos están explotando al pueblo indígena jarawa.

Los turistas que usan la carretera Andaman Trunk Road para los safaris humanos están explotando al pueblo indígena jarawa.
© Survival

El polémico complejo turístico de Barefoot India en las islas Andamán ha recibido un golpe mortal con la prohibición del Gobierno de la India de que los negocios turísticos operen en una zona de amortiguamiento alrededor de la reserva tribal jarawa.

Sin embargo, los activistas han advertido de que es una “oportunidad perdida” ya que se ha permitido que la carretera ilegal que atraviesa la reserva, y que está en el centro del escándalo de los safaris humanos, permanezca abierta.

Barefoot dice promover “el desarrollo turístico socialmente responsable”, pero la cercanía de su complejo a la tribu jarawa supondría una amenaza para su bienestar. La compañía ha pasado años luchando contra la legalidad de la zona de amortiguamiento en los tribunales de la India.

Otros complejos también se han visto afectados por la decisión y deberán abandonar la zona de amortiguamiento.

Las nuevas regulaciones, recientemente aprobadas por el Consejo de Ministros de la India, establecen duras penas para aquellos que traten de organizar tours o fotografiar a los jarawas. Los infractores podrían ser encarcelados entre 3 y 7 años.

El vicecomisionado de las islas Andamán ha declarado: “El principal objetivo de esta ley es que los jarawas no sean explotados”.

Cientos de vehículos utilizan la Andaman Trunk Road ilegalmente cada día.

Cientos de vehículos utilizan la Andaman Trunk Road ilegalmente cada día.
© G Chamberlain/ Survival

Sin embargo, aunque han dado la bienvenida a la decisión, los activistas advierten de que hasta que no se proceda al cierre de la polémica e ilegal carretera Andaman Trunk Road (ATR) y se abra una ruta alternativa, la explotación de los jarawas no terminará. Argumentan que la carretera niega a la tribu el control sobre el acceso a su tierra y sobre cuánto contacto tienen con el mundo exterior.

Denis Giles, de la organización local SEARCH, ha dicho: “La decisión del Gabinete se agradece, pero no ataca el núcleo del problema, que es, inevitablemente, la carretera”.

El Tribunal Supremo de la India ordenó el cierre de la ATR en 2002, pero se mantiene abierta, y aproximadamente 250 vehículos circulan a través de la reserva a diario.

El director de Survival International, Stephen Corry, ha declarado hoy: “Es una noticia positiva, ¿pero se cumplirán las nuevas normas? En 2002 el Tribunal Supremo decretó que la Andaman Trunk Road debía cerrarse, pero diez años después unos 250 vehículos atraviesan cada día la selva de los jarawas (y la nueva zona de amortiguamiento). La única opción real es cerrar la carretera”.