Siete comunidades jumma incendiadas en las Chittagong Hill Tracts

Siete comunidades del pueblo indígena de los jumma de las Chittagong Hill Tracts ardieron por completo el pasado domingo, después de que colonos bengalíes les prendiesen fuego, con ayuda del ejército de Bangladesh.

Durante el ataque, los indígenas jumma que habitaban en las comunidades, incluidos niños, fueron golpeados, y sus pertenencias saqueadas. Cien hogares resultaron destruidos, y los jumma huyeron a los bosques de los alrededores. También resultaron heridos algunos colonos bengalíes.

El ejército de Bangladesh comenzó hace poco un nuevo programa de asentamientos en la zona de Sajek, en las Chittagong Hill Tracts (CHT), que ha traído nuevos grupos de colonos bengalíes. La construcción de casas de colonos ha generado conflictos entre estos y los jumma.

En los últimos sesenta años, cientos de miles de colonos se han trasladado a las Hill Tracts, desplazando a los once pueblos jumma y sometiéndolos a una violenta represión.

En 1997, el Gobierno y los jummas firmaron un acuerdo de paz por el que el Gobierno se comprometía a retirar los campamentos militares de la zona y a poner fin al robo de tierra jumma a manos de colonos y del ejército. El acuerdo ofrecía esperanza, pero los campamentos aún permanecen en las Chittagong Hill Tracts, y tanto la violencia como el robo de tierra continúan. Los abusos han ido en aumento desde que se declaró el estado de emergencia en Bangladesh en enero de 2007.

El director de Survival, Stephen Corry, declaró hoy: "Bangladesh sigue queriendo la tierra de las Chittagong Hills, pero no a su gente. La destrucción de estas comunidades es una violación criminal de los derechos humanos, una enorme tragedia humana, y se acerca mucho a una declaración de guerra. Esto sólo puede detenerlo la presión internacional. La diplomacia suave nunca ha funcionado aquí".