Advierten al Gobierno del “gran peligro” que corren los pueblos indígenas no contactados

La organización nacional de pueblos indígenas de Perú ha instado al Gobierno peruano a proteger a los pueblos indígenas no contactados que habitan en las partes más remotas de la Amazonía peruana.

La Asociación Interétnica de Desarrollo de la Selva Peruana (AIDESEP), citando la tala ilegal de caoba y las prospecciones petrolíferas como las dos mayores amenazas, advierte al Gobierno de que las vidas y la salud de los pueblos indígenas no contactados están en “grave peligro”.

AIDESEP llama al Gobierno a tener en cuenta las recomendaciones realizadas recientemente por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos para “adoptar las medidas necesarias que garanticen la vida e integridad personal” de los pueblos indígenas no contactados que viven en el Sureste de Perú, cuyos territorios han sido invadidos por taladores ilegales.

AIDESEP también reclama al Gobierno que prohíba las prospecciones petrolíferas en otras áreas del país en las que viven pueblos indígenas no contactados, urgiendo a solicitar un alto a las actividades de la compañía española Repsol y de la compañía estadounidense Barrett Resources cerca de la frontera con Ecuador. El año pasado, Barrett descubrió petróleo en la zona, en lo que constituye el mayor hallazgo de petróleo de la Amazonía peruana en más de 30 años. En el área habitan al menos dos pueblos indígenas no contactados.

Los pueblos indígenas no contactados son extremadamente vulnerables a cualquier tipo de contacto debido a que carecen de inmunidad a las enfermedades de los no indígenas. Tras un primer contacto a mediados de los 80, a raíz de las prospecciones petrolíferas en su tierra, más del 50% de los nahua murieron.