Malocas (casas comunales) de los pueblos indígenas no contactados en Perú.

Malocas (casas comunales) de los pueblos indígenas no contactados en Perú.

© MinCul Peru

La esperada reserva indígena que brinda protección a la tierra de los kakataibos no contactados acaba de ser oficialmente creada tras décadas de lucha.

La Reserva Indígena Kakataibo abarca casi 150.000 hectáreas, y fue solicitada formalmente por la organización indígena de la Amazonía peruana AIDESEP en 1993.

Herlin Odicio, presidente de Fenacoka.

Herlin Odicio, presidente de Fenacoka.

© Iván Brehaut

Las organizaciones indígenas locales FENACOKA (Federación Nativa de Comunidades Kakataibo), ORPIO y ORAU, junto con AIDESEP, y los simpatizantes de Survival alrededor del mundo, han presionado a los ministros y funcionarios peruanos para que esta reserva, vital para salvaguardar la vida de los kakataibos y su selva, sea finalmente establecida. Los simpatizantes de Survival enviaron 7.000 correos electrónicos a los ministros peruanos.

La noticia llega apenas unos meses después de la creación de otra reserva para los pueblos indígenas no contactados, conocida como Yavarí-Tapiche, en el noreste del país.

Perú es el país del mundo con el mayor número de pueblos indígenas no contactados después de Brasil. Otras cuatro reservas siguen esperando protección legal. En la conocida como “Frontera Amazónica de los No Contactados” entre Perú y Brasil, la violencia, las invasiones de tierras por parte de colonos, la deforestación y la extracción de oro están aumentando a un ritmo alarmante.

Hace tan sólo unas semanas, la organización indígena ORPIO denunció la continua presencia de concesiones madereras dentro de la recién creada reserva Yavarí-Tapiche.

Líderes kakataibos reunidos para enfrentar las amenazas a sus territorios.

Líderes kakataibos reunidos para enfrentar las amenazas a sus territorios.

© Iván Brehaut

La investigadora de Survival para Perú, Teresa Mayo, ha declarado hoy: "Esta es una gran victoria para el movimiento indígena en Perú y sus aliados en todo el mundo. El territorio kakataibo ya ha sido dividido por una carretera, y ha experimentado una creciente invasión y destrucción de su selva tropical.

“Se trata de un logro vital para evitar el exterminio de los kakataibos no contactados: ahora el gobierno debe proteger adecuadamente la reserva y expulsar a los invasores del territorio. La creación de la reserva es sólo el primer paso oficial: hay que hacer que se respeten sus límites y que se cancelen todas las concesiones madereras en su interior”.