Esta es Ambe. Cuando los guardas de medioambiente asaltaron su campamento en la selva huyó presa del miedo, pero al regresar la estaban esperando. La golpearon tan horriblemente con la hoja de un machete que su padre me dijo que no sabía si sobreviviría..Esta es Ambe. Cuando los guardas de medioambiente asaltaron su campamento en la selva huyó presa del miedo, pero al regresar la estaban esperando. La golpearon tan horriblemente con la hoja de un machete que su padre me dijo que no sabía si sobreviviría..

© Survival International

Estimado/a amigo/a:

Acabo de regresar de investigar la urgente situación de las comunidades de “pigmeos” bakas y bayakas en la cuenca del Congo, la segunda selva más grande del mundo. La esencia de la identidad de estas tribus es la íntima conexión que tienen con las tierras en las que han vivido y a las que han venerado y protegido durante generaciones.

Sin embargo, sus selvas están siendo fragmentadas y convertidas en parques nacionales, concesiones de explotación maderera y zonas reservadas a safaris de caza. No se les permite participar en las decisiones que les afectan y se les trata como a criminales por cazar y recolectar para alimentar a sus familias.

Prácticamente todas las comunidades que he visitado relatan historias de abusos espantosos a manos de patrullas antifurtivos. Lo que me contaron los padres de Mayi, una niña de diez años, fue especialmente desgarrador… Su pueblo se estaba preparando para un funeral cuando los guardas forestales llegaron en vehículos de WWF y les atacaron brutalmente. No tuvieron compasión por nadie, ni siquiera por los niños, y Mayi recibió tal paliza que murió pocos días más tarde.

También me angustió comprobar el ritmo de la deforestación: camiones cargados con árboles enormes día y noche. Y fui testigo de cómo se trafica con carne de animales salvajes fuera de la selva con la ayuda de funcionarios corruptos. Las grandes organizaciones conservacionistas no solo están fallando a los pueblos indígenas, sino también a la vida salvaje y al medioambiente.

Estamos combatiendo estos abusos, por los pueblos indígenas, por la naturaleza, por toda la humanidad.

Y necesitamos tu ayuda para cambiar el modelo de conservación de la naturaleza a mejor. Entra aquí para colaborar con la campaña→

Ya hemos logrado romper el silencio sobre los crímenes relacionados con la conservación, pero sigue habiendo mucho trabajo por delante. Es hora de que organizaciones como WWF dejen de financiar abusos y empiecen a respetar los derechos de los pueblos indígenas y tribales. Solo entonces lograremos que la conservación de la naturaleza funcione.

Si, como a nosotros, te preocupa el medioambiente y las vidas de las personas que llevan milenios protegiendo la cuenca del Congo, por favor, hazte socio o haz un donativo →

Gracias por estar al lado de los pueblos indígenas, ahora y siempre.

Con esperanza,

Mike Hurran
Investigador y activista

P.D. Tienes la oportunidad de situar a los pueblos indígenas, los mejores conservacionistas y guardianes de la naturaleza, al frente del movimiento medioambiental. Entra aquí y hazte socio/a o dona para impulsar la campaña Guardianes de la naturaleza.

*Los nombres de algunas personas en este texto han tenido que ser modificados por su propia seguridad.

Los cazadores de trofeos (caza mayor) como el patrono de WWF Peter Flack (al frente, a la derecha) disparan a elefantes en bosques de los que los bakas han sido expulsados.Los cazadores de trofeos (caza mayor) como el patrono de WWF Peter Flack (al frente, a la derecha) disparan a elefantes en bosques de los que los bakas han sido expulsados.

© Peter Flack


No podemos hacer artículos como este sin tu apoyo. Dependemos de tus aportaciones para llevar a cabo nuestras investigaciones, obtener evidencias y publicar los resultados. No aceptamos financiación de gobiernos o corporaciones, por lo que nuestra integridad nunca se ve comprometida. Por favor, "hazte [email protected] o dona":https://www.survival.es/haz-un-donativo/articulos. Sin ti, no puede haber Survival (supervivencia).