Cientos de vehículos atraviesan la reserva jarawa cada día; muchos de ellos transportan turistas.

Cientos de vehículos atraviesan la reserva jarawa cada día; muchos de ellos transportan turistas.
© G Chamberlain/ Survival

El periódico británico cuya cobertura del escándalo de los “safaris humanos” en las islas Andamán de la India generó indignación internacional ha confirmado que dicha práctica sigue llevándose a cabo, y que miles de turistas llegan en manada a la isla para avistar al pueblo jarawa.

The Observer ha averiguado que “nada ha cambiado para la industria de los safaris humanos”, ocho meses después de que publicara el vídeo que mostraba a mujeres jarawas semidesnudas a las que un policía obligaba a bailar.

Survival hizo público el escándalo de los safaris humanos por primera vez en 2010, pero las pruebas en vídeo de los abusos hicieron que se alzaran voces pidiendo que se haga más para proteger los derechos de la tribu.

Sin embargo, a pesar de que tras el escándalo las autoridades de las Andamán comenzaron a castigar a quienes descubrían explotando a los jarawas, ahora se niegan a mantener la mano dura con estas prácticas, y han ignorado en repetidas ocasiones los mandatos del Tribunal Supremo de la India.

Hace diez años dicho tribunal ordenó que se cerrase la Andaman Trunk Road (ATR), la carretera que atraviesa la reserva jarawa y que facilita tours para ver a los miembros de esta tribu, pero en la actualidad sigue abierta.

Dos jarawas en la Andaman Trunk Road, que atraviesa ilegalmente su reserva.

Dos jarawas en la Andaman Trunk Road, que atraviesa ilegalmente su reserva.
© Ariberto De Blasoni/Survival

Además, una sentencia judicial de julio que ordenaba la implementación de una “zona de amortiguamiento” de cinco kilómetros alrededor de la reserva tribal ha sido, una vez más, completamente ignorada.

Los operadores turísticos siguen organizando visitas a la cueva de piedra caliza y al “volcán” de fango que se encuentran en las islas, a pesar de la sentencia del Tribunal Supremo que obliga a que sean clausuradas como parte de la “zona de amortiguamiento”.

Tal y como explica el artículo de The Observer, “las reacciones de los pasajeros de los autobuses señalan que la verdadera atracción de la excursión es que atraviesa la reserva jarawa… y ofrece la oportunidad de ver a sus habitantes en su hábitat natural”.

Stephen Corry, director de Survival International, ha declarado al respecto: “Está claro que tanto el Gobierno como los operadores turísticos privados siguen obteniendo beneficios a costa de los jarawas. La naturaleza explotadora de este tipo de turismo es bien conocida, y así ha sido reconocida por el Gobierno central de la India. Hay leyes para ponerle fin, y aun así continúa. Ya es hora de que las autoridades de las Andamán asuman su responsabilidad sobre el problema y acaben con él, antes de que transcurran otros ocho meses”.