Primeras noticias confirmadas sobre las tribus aisladas de las islas de la India

Comienzan a recibirse los primeros informes de fuentes acreditadas en relación con la suerte de las cinco tribus aisladas de las islas Andamán y Nicobar, golpeadas con dureza por el seísmo asiático. Todas, aparentemente, han sobrevivido. Los nicobareses, la tribu más numerosa, ha sufrido sin embargo grandes pérdidas humanas.

Los 270 jarawa, que vivían aislados hasta tiempos recientes, parecen haber escapado ilesos. Casi con certeza se encontraban en la selva cuando se produjo el tsunami.

La mayor parte de los onge, que viven en dos asentamientos construidos por el Gobierno, huyeron a tierras elevadas cuando el nivel del mar creció, pudiendo así escapar. Actualmente están recibiendo apoyo de una comunidad vecina en instalaciones escolares. A lo largo de los 60.000 años que han habitado estas islas, han acumulado un conocimiento del océano y de sus fluctuaciones. Los onge ya habían sufrido una desastrosa caída en su población, de 672 en 1901 a apenas 100 en la actualidad.

Informes emitidos tras sobrevolarse la isla Sentinel, hogar de la más aislada de las tribus, los sentineleses, indican que muchos han sido observados en las playas. Los sentineleses dispararon flechas al helicóptero que los sobrevolaba. Sin embargo, se consideran prematuras las aseveraciones de las autoridades de que todos los sentineleses han sido localizados, ya que nadie puede ofrecer cifras certeras sobre su población (las estimadas oscilan entre 50 y 250), y resulta imposible aterrizar en la isla.

No existen informes fiables acerca de los 41 granandamaneses, pero las primeras observaciones indican que han sobrevivido prácticamente ilesos.

De forma similar, no se cuenta con información fiable sobre los más de 380 shompen, una tribu aislada de la isla Gran Nicobar. Se espera que siendo una tribu de cazadores recolectores, como los jarawa, que vive principalmente en la selva, hayan podido sobrevivir.

La sexta tribu de las islas, los más de 30.000 nicobareses, ha sufrido mucho más; las 12 aldeas de una isla, Car Nicobar, han sido arrasadas, y se teme que muchos hayan muerto. A diferencia de las otras tribus, los nicobareses no son cazadores-recolectores sino agricultores. Se han convertido en gran medida al cristianismo, y han sido culturalmente asimilados en mayor medida que las tribus de las islas Andamán y Nicobar.

Trasfondo histórico: se cree que los jarawa, onge, sentineleses y granandamaneses viajaron a las Islas Andamán desde África hace unos 60.000 años. El hecho de que las lenguas de las cuatro tribus sean mutuamente ininteligibles indica que llevaban vidas aisladas al llegar a estas islas. Sin embargo, sus modos de vida son similares; todos son cazadores-recolectores nómadas que viven de la selva y de la pesca en zonas costeras. Han sufrido enormemente desde que las islas fueron colonizadas, primero por los británicos, y más tarde por la India.

Más información:
Ana M. Machado
[email protected]
Tel. 915 217 283
Survival dispone de material gráfico y audiovisual de calidad profesional.