Nace un bebé entre los onge y trae la esperanza

Un nuevo bebé ha nacido en la tribu onge de las Islas Andaman. La población onge experimentó un drástico descenso durante el siglo pasado y su tasa de natalidad es muy baja, por lo que este nacimiento, que aumenta la población a 97, es un motivo de esperanza.

El pueblo onge, que como los otras tribus aisladas de las islas Andamán y Nicobar sobrevivió al tsunami del pasado 26 de diciembre, abandonó sus asentamientos costeros cuando sobrevino el tsunami. Ahora están asentados en campamentos temporales en las selvas de su isla, la Pequeña Andamán. La tribu antiguamente ocupaba toda la isla, pero ahora deben compartirla con miles de colonos de la India, que han deforestado gran parte de la Pequeña Andamán. Los onge se quejan de que ahora escasean los cerdos salvajes, que los hombres deben casar, según su tradición, para poder casarse.