Niño enxet, Chaco Paraguayo.

Niño enxet, Chaco Paraguayo. © Survival International

El Gobierno de Paraguay ha firmado esta semana un acuerdo con los indígenas enxet para devolverles 1.000 hectáreas de sus tierras ancestrales.

Su decisión se produce después de una larga batalla legal entre los pueblos indígenas y el estado antes de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

La comunidad enxet de kelyenmagategma, del norte de Paraguay, ha estado luchando por su territorio durante una década, y ha sido presa de expulsiones forzosas, intimidación y violentas amenazas.

El pasado mes de agosto, antes de que el caso fuera llevado ante la CIDH, los enxet recibieron 8.748 hectáreas de su tierra ancestral.

Al amparo del acuerdo alcanzado esta semana, el Gobierno deberá proporcionar a esta comunidad nuevos hogares, puestos sanitarios, escuelas y hasta 500.000 dólares para proyectos comunales.

El líder enxet Celso Benítez Zavala ha dado la bienvenida a esta decisión, pero también ha advertido que permanecerá vigilante para garantizar que el Gobierno cumple sus promesas, después de años de profundo desinterés estatal.