El ejército asesina a indígenas

Las últimas incursiones por parte del ejército y la policía de Indonesia contra los pueblos tribales en las montañas de Papúa han resultado en el asesinato de tres personas, viviendas quemadas, la destrucción de cultivos y la matanza de cerdos. Uno de los asesinados era un niño. La búsqueda de integrantes del movimiento separatista Papúa Libre es a menudo utilizada por el ejército como pretexto para reprimir e intimidar a los habitantes de las tierras altas. El último asalto ha tenido lugar en la comunidad de Nggweyage. Aparte del niño, el líder local y un anciano también fueron asesinados. Survival ha enviado una protesta al Gobierno indonesio por esta atrocidad.