Los indígenas jarawa apresan a cazadores furtivos

Frustrados por la invasión de sus tierras por parte de foráneos, miembros del pueblo indígena jarawa de las islas Andamán (India), han apresado a dos grupos de cazadores furtivos en su reserva. Los jarawa ataron a los furtivos a árboles e informaron a las autoridades locales.

Las autoridades de las islas Andamán han informado acerca de una reducción en el número de furtivos en la tierra de los jarawa, tras efectuar una serie de arrestos.

La invasión de sus tierras por parte de los furtivos supone una seria amenaza para los jarawa, quienes solo han tenido contacto regular con el exterior desde 1998. Entrar en la reserva de los jarawa sin un permiso especial es ilegal para los no jarawa.

Los furtivos arrestados estaban cazando y pescando en la Reserva jarawa. Los furtivos son con frecuencia habitantes de las islas Andamán, pero muchos de ellos también proceden de Birmania (Myanmar).

Además de agotar, tanto los recursos costeros como los de la selva, de los que dependen los jarawa, los furtivos presentan el riesgo de introducir enfermedades contra las que los jarawa no poseen inmunidad. La presencia habitual de los furtivos en la tierra de los jarawa también expone a este pueblo a la explotación y a la introducción del alcohol en sus comunidades. El alcohol ha tenido efectos devastadores en muchas sociedades indígenas de todo el mundo.

Los jarawa, que se llaman a sí mismos “ang”, dicen que quieren a los furtivos fuera de sus tierras.