El sida se extiende por regiones remotas de Papúa Occidental

Los médicos temen que el número de papúes contagiados de sida exceda ampliamente las cifras gubernamentales. Estas cifras ya colocan a Papúa Occidental en el primer puesto como la región con el mayor número de casos en Indonesia, con tasas de infección que multiplican por 15 la media nacional.

Un estudio reciente estima en 4.200 las personas infectadas sólo en la región de Puncak Jaya. Los médicos prevén que el número se incremente en un 200 por ciento en los próximos cinco años.

Dieciséis personas han muerto de sida en el hospital de Mulia, en el distrito de Puncak Jaya, entre ellos algunos adolescentes y un niño de tres años. En las áreas remotas, la información sobre la enfermedad brilla por su ausencia, y ninguna de las personas que ingresaron en el hospital era consciente de que estuvieran infectados a su llegada.

Papúa ha estado ocupada por Indonesia desde 1963, y el ejército indonesio posee una larga trayectoria de violaciones de derechos humanos contra los pueblos indígenas de Papúa. El Gobierno de Indonesia está explotando los recursos naturales de Papúa con grandes beneficios, sin consideración hacia las vidas de los papúes.

La tala y otros negocios, a menudo apoyados por los militares, han traído la prostitución a Papúa Occidental, disparando el contagio de la enfermedad. Es tal el grado de desconfianza de los papúes, que muchos creen que el ejército indonesio está introduciendo deliberadamente el sida como herramienta de genocidio.

Lee el informe de Survival sobre salud de los pueblos indígenas "Progress can kill" (en inglés).