Discurso doble distorsiona la brutal verdad de Papúa Occidental

El ministro indonesio de Asuntos Exteriores ha defendido la política de su Gobierno de restringir el acceso a periodistas extranjeros y observadores de derechos humanos a la problemática provincia de Papúa, argumentando: "Nosotros sólo queremos que la gente tenga una vida pacífica".
 
Hassan Wirajuda declaró a periodistas australianos: "No debéis pensar que si se limita el acceso es porque escondemos algo".
 
Los habitantes de Papúa Occidental han sido víctimas de atrocidades contra los derechos humanos perpetradaspor militares y policías indonesios durante 45 años. Se les niega el derecho a protestar contra estos abusos extremos, y aquellos que lo hacen son normalmente torturados y asesinados.
 
Las estimaciones más cautelosas sitúan en 100.000 el número de papués asesinados a manos de soldados indonesios desde 1963.