El cólera azota Papúa Occidental - respuesta del Gobierno condenada

Crecen los temores a la propagación del cólera entre los pueblos indígenas de Papúa Occidental (Indonesia). Defensores de los derechos humanos y religiosos denuncian que en los últimos tres meses 85 personas han muerto a causa de la enfermedad.

La respuesta de las autoridades indonesias ha sido vergonzosamente inadecuada, y afirman que el número de fallecidos es mucho menor.

El cólera es una enfermedad muy infecciosa que puede ser rápidamente mortal a menos que el paciente sea tratado y rehidratado de inmediato. Probablemente el fracaso del Gobierno a la hora de dar respuesta a esta emergencia sea la causa de muchas de las muertes.

Los papúes han sufrido años de violencia y brutalidad a manos de los militares indonesios. Muchos creen que la inadecuada respuesta a esta crisis sanitaria es un nuevo intento de destruir a la población papú. Este temor ha provocado que la gente desconfíe del tratamiento médico ofrecido por las autoridades.

Papúa Occidental está cerrada a los medios internacionales y a los observadores de derechos humanos, lo que permite tanto al Gobierno como a los militares actuar con impunidad. Sólo una pequeña parte del presupuesto sanitario para Papúa Occidental llega a la población indígena. El Gobierno también está fracasando a la hora de controlar la expansión del VIH/SIDA en Papúa, donde se registra la tasa más alta de toda Indonesia.

Paula Makabory de la organización humanitaria de Papúa Occidental Elsham afirma que “Papúa Occidental debe abrirse al mundo para que los derechos humanos fundamentales, incluido el derecho a la salud de los indígenas de Papúa Occidental, puedan ser respetados”.

Pide una mayor libertad política en Papúa Occidental para que las organizaciones sanitarias internacionales puedan asistir a las comunidades locales y evitar un desastre humanitario.

Lea el informe de Survival "Progress can kill" (en inglés)