La ONU preocupada por la tortura de los pueblos indígenas de Papúa Occidental

La Representante Especial de la Secretaría General de Naciones Unidas para la situación de los defensores de los derechos humanos ha concluido su visita a Indonesia.

El 12 de junio, Hina Jilani manifestó que "está muy preocupada” por los testimonios que revelan un aumento de las detenciones arbitrarias, de la tortura, del acoso por la vigilancia constante y de la restricción de movimientos a los que se somete a los indígenas de Papúa que hablan sobre las violaciones de los derechos humanos.

Jilani informa de que la policía y los militares amenazan con incriminar a los defensores de los derechos humanos que investigan las denuncias de abusos cometidos por las fuerzas de seguridad. Se mostraba especialmente inquieta con que a estos defensores se les etiquete de separatistas en un esfuerzo por minar su credibilidad. Por todo ello, reclama que acabe esa situación.

La Representante Especial también manifestó que está preocupada porque no se facilita ninguna protección policial a las personas que trabajan para defender los derechos territoriales cuando son frecuentemente amenazadas por “personas y entidades privadas con poderosos intereses económicos”.

Jilani presentará su informe sobre esta misión al Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, y hará recomendaciones concretas de cara a su consideración por parte del Gobierno de Indonesia.

Survival acoge con agrado estas conclusiones que coinciden con nuestra experiencia de trabajo con activistas de los derechos humanos y líderes indígenas en Papúa Occidental en los últimos 25 años. Muchos indígenas han sido asesinados, detenidos y torturados por hablar de la brutalidad militar y policial. Survival continúa presionando para que el Gobierno de Indonesia reconozca los derechos de los pueblos indígenas de Papúa Occidental a la propiedad colectiva de sus tierras, y para que terminen las violaciones de los derechos humanos.