Dos ogiek mueren en un violento conflicto territorial

Dos ogiek han muerto después de varios días de actos violentos entre los ogiek y un pueblo indígena vecino, los kipsigis (Kalenjin).

La violencia estalló en el Valle del Rift el 7 de octubre después de que algunos kipsigis robaran ovejas que pertenecían a un hombre ogiek.

Al parecer, uno de los ogiek muertos podría haber sido asesinado por un policía kipsigis. Más de 30 casas ogiek han sido quemadas y al menos 12 ogiek han resultado heridos.

Kiplagat Cheruyot, del Programa para el Desarrollo del Pueblo de los Ogiek, ha declarado: "Las escaramuzas ocurridas hoy se deben a las tierras y los recursos. Queremos declarar que los ogiek tienen el derecho fundamental de ser propietarios de su tierra en Kenia. El Gobierno debería proporcionar a los ogiek, así como a otros pueblos indígenas minoritarios, el reconocimiento legal sobre sus tierras ancestrales con el fin de terminar con las invasiones por parte de otras comunidades."

Según el Programa para el Desarrollo del Pueblo de los Ogiek, hasta el momento, cerca de 100 kipsigis y tres ogiek han sido arrestados.

Los ogiek han hecho campaña durante años para que sus tierras ancestrales sean legalmente reconocidas por el Gobierno. Dado que no existe protección legal alguna, las tierras de los ogiek han sido invadidas por no indígenas que han destruido el bosque y construido asentamientos.

Los líderes de los ogiek han lanzado llamamientos urgentes al Gobierno para que les proteja, dado que son un pueblo indígena minoritario, y para que resuelvan las disputas territoriales y terminen con la invasión de sus selvas de forma inmediata.