Lancet: los pueblos indígenas atraviesan la peor crisis sanitaria del mundo

Esta semana, la revista médica The Lancet, en colaboración con la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres y Survival International, ha lanzado una prominente serie de artículos que resalta la terrible crisis sanitaria a que se enfrentan los pueblos indígenas en todo el mundo. 

La serie brinda pruebas de que, tanto en los países ricos como en los pobres, la salud de los pueblos indígenas que han sufrido el colonialismo y la pérdida de sus tierras es considerablemente peor que la del resto de la población. 

En Australia, la expectativa de vida de los hombres aborígenes es de 59 años, comparado con 77 para los hombres australianos en general. La tasa de mortalidad infantil entre los aborígenes es tres veces la tasa de todo el país. Los guaraní en Brasil tienen la tasa de suicidio más alto de Sudamérica.

Según Survival: "La mala salud de los pueblos indígenas es el legado de siglos de colonización, discriminación, pobreza y pérdida del control de sus tierras y recursos. Es uno de los temas humanitarios más urgentes del siglo XXI". 

Survival trabaja para defender a los pueblos indígenas aislados, que corren peligro de ser eliminados por nuevas enfermedades y el robo de su tierra. Hace poco, los jarawa de las Islas Andamán en India sufrieron el segundo ataque de sarampión desde que tomaron contacto con no indígenas. La tribu akuntsu del Amazonas brasileño se redujo a seis personas después de que todos sus familiares murieran a causa de enfermedades introducidas por no indígenas, enfrentamientos violentos con los ganaderos invasores y de la destrucción de su tierra y casas de la comunidad por parte de las excavadoras.

Lee los artículos de The Lancet (en inglés).