INFORMACIÓN DE CONTEXTO

Survival International condena la campaña de Avaaz para “proteger la mitad del planeta”

Declaración de Survival International contra la nueva campaña de Avaaz para “proteger la mitad del planeta”, que provocaría daños catastróficos a millones de personas de implementarse.

 

Estos hombres khadias fueron expulsados de sus tierras después de que estas fueran transformadas en una reserva de tigres. Vivieron durante meses bajo lonas de plástico. Millones de personas se afrontan un destino similar si se lleva a cabo el plan del 50%.Estos hombres khadias fueron expulsados de sus tierras después de que estas fueran transformadas en una reserva de tigres. Vivieron durante meses bajo lonas de plástico. Millones de personas se afrontan un destino similar si se lleva a cabo el plan del 50%. © Survival International

 

Survival ha escrito a Avaaz para condenar su nueva campaña para proteger la mitad del planeta. De implementarse, el plan causaría daños catastróficos a millones de personas, ya que:

- Representa una seria amenaza para los pueblos indígenas. La creación de “Áreas Protegidas” en tierras habitadas por pueblos indígenas y comunidades locales conduce reiteradamente a su expulsión y persecución. La gran mayoría de las “Áreas Protegidas” en África y Asia, por ejemplo, han resultado en la expulsión de pueblos indígenas u otras comunidades locales. Presionar por la creación de más “Áreas Protegidas” resultará en más robos de tierras, asesinatos, torturas y abusos.

- Conducirá a una enorme apropiación de tierras. La actual campaña para “proteger” el 30% de la Tierra para 2030 (“30x30”) ya supondrá el mayor acaparamiento de tierras de la historia. Los pueblos indígenas afectados por las “Áreas Protegidas” se oponen enérgicamente a ella.

- Pondrá en peligro la vida de millones de personas. La campaña de Avaaz propone una “solución” peligrosa y de distracción a la pérdida de biodiversidad sin salvaguardas para los derechos indígenas. La industria de la conservación se ha comprometido a reconocer los derechos indígenas durante décadas (por ejemplo, en el Acuerdo de Durban en 2003, en el Artículo 8(J) del CDB y en las políticas de organizaciones conservacionistas como WWF), pero no lo ha hecho. No existe razón para esperar que esto vaya a cambiar ahora. El impulso de Avaaz por proteger la mitad de la tierra pondrá directamente en peligro las tierras, los medios de vida y la seguridad de millones de personas indígenas y locales.

- Refuerza la falsa idea de que las personas y la naturaleza están desligadas. Los llamamientos a la "protección" del 50% de la Tierra refuerzan la falsa narrativa de que las personas y la naturaleza son irreconciliables y que la naturaleza debe protegerse de las personas que es la base ideológica central de la llamada conservación fortaleza. Los pueblos indígenas y tribales entienden que la verdad es la contraria: sus tierras no son “páramos vírgenes”, sino paisajes que han sido moldeados y gestionados a lo largo de generaciones.

- Intensificará el control de las tierras indígenas por parte de terceros. La gran mayoría de “Áreas Protegidas” en Asia y África son administradas por el gobierno; casi ninguna está gestionada por pueblos indígenas y comunidades locales. Estas áreas han sido la causa de innumerables violaciones de derechos humanos. La campaña de Avaaz puede fácilmente resultar en que la violencia se intensifique.

- Es un ataque a la autonomía indígena. La toma de decisiones y la financiación de las “Áreas Protegidas” siempre ha estado en manos de quienes tienen el poder: gobiernos y organizaciones conservacionistas adineradas que están intensamente financiadas e influenciadas por intereses comerciales. La petición de más áreas de este tipo aumenta su poder a expensas de los propietarios de la tierra.

- Ignora y socava las denuncias de personas indígenas para eliminar el “30x30”. La campaña menosprecia la demanda de muchos pueblos indígenas, incluidos los que hablaron en el Congreso “Our Land Our Nature”, de que se abandone el objetivo existente del “30x30”. Las preocupaciones sobre el 30x30 están respaldadas por las casi 250 organizaciones que han firmado la declaración conjunta a tal efecto. La campaña de Avaaz es una traición a los innumerables pueblos indígenas que han perdido la vida, las tierras y los medios de vida en nombre de la conservación de la naturaleza.

- Desvía la atención del modo más efectivo de salvar la biodiversidad: reconocer los derechos de propiedad territorial indígenas. Sin duda, la forma más eficaz y justa de luchar contra la pérdida de biodiversidad y el cambio climático es respetar los derechos territoriales de los pueblos indígenas. Este hecho se reconoce en muchas políticas y declaraciones, incluido el reciente informe de políticas del Relator Especial de las Naciones Unidas sobre Derechos Humanos y Medio Ambiente.

Además de estas consecuencias directas y desastrosas para los pueblos indígenas y las comunidades locales, la campaña para "proteger" el 30% o el 50% de la Tierra no ayudará en la lucha contra el cambio climático:

- No logrará detener la destrucción del medio ambiente y la pérdida de biodiversidad. El modelo de creación de “Áreas Protegidas” ha fracasado por completo en detener la destrucción ambiental y la pérdida de biodiversidad. De las 20 metas del plan de acción mundial anterior sobre diversidad biológica (que abarca los años comprendidos entre 2010-2020), la única que se logró fue aumentar el área de la Tierra designada como protegida al 17%. Sin embargo, la propia industria de la conservación afirma que la biodiversidad ha disminuido cada vez más rápido durante este mismo período, lo que plantea serias dudas sobre cualquier base científica para la petición del 30% o el 50%.

- Desvía la atención de la causa real del calentamiento global. Los llamamientos para proteger el 30% o el 50% del planeta son un despropósito que distrae de la necesaria presión por acciones concretas para detener la quema de combustibles fósiles, la sobreexplotación de los recursos naturales y el consumo excesivo, particularmente en el Norte Global. Muchos gobiernos suscribirán estos compromisos como una forma de aparentar responsabilidad sin tener que hacer nada para abordar las causas reales de las crisis climáticas y la pérdida de biodiversidad; todo ello a expensas de los pueblos indígenas.

 

 


Recibe nuestros emails

Nuestra increíble red de simpatizantes y activistas ha tenido un papel primordial en cada uno de los éxitos que hemos alcanzado en los últimos 50 años. El primer paso es estar [email protected] Suscríbete ahora para recibir las últimas noticias y acciones.