Hombre guaraní. Una comunidad guaraní de Brasil podría recibir 83 millones de dólares por “daños morales y materiales”.

Hombre guaraní. Una comunidad guaraní de Brasil podría recibir 83 millones de dólares por “daños morales y materiales”.

© Fiona Watson/Survival

Un fiscal de Brasil ha pedido al Gobierno que pague 83 millones de dólares a una comunidad de indígenas guaraníes como compensación por daños “morales y materiales”.

La comunidad, conocida como Guyra Roká, es la misma que ha protagonizado el reciente anuncio de la joint venture de Shell en Brasil, Raizen, de que dejará de utilizar caña de azúcar cultivada en tierra guaraní a partir del 25 de noviembre, después de una enérgica campaña por parte de los indígenas y de Survival International.

Marco Antonio Delfino de Almeida ha presentado una demanda que exige al Gobierno el pago de compensaciones por los muchos años que los guaraníes de la comunidad de Guyra Roká no pudieron gozar de su tierra, y por el tiempo que las autoridades se están demorando en demarcar la tierra y devolvérsela. El caso también incluye daños por la violencia, la mala salud y otros problemas sociales que los guaraníes sufrieron cuando su tierra les fue arrebatada.

El fiscal quiere que el dinero de la indemnización sea destinado a proyectos que beneficien directamente a los guaraníes. Ha dicho: “Cuando regresen, la mayor parte de los árboles en su tierra habrán sido talados. Décadas de agricultura intensiva habrán dejado el suelo exhausto… Los indígenas necesitarán los recursos económicos de los que carecen para hacer que su tierra sea de nuevo productiva y su medio ambiente sostenible”.

Los guaraníes de Guyra Roká fueron expulsados de su tierra en los años 20. Pasaron años apretujados en una reserva donde sufrieron la superpoblación y la falta de tierra. Cuando las condiciones se hicieron insoportables, acamparon en la cuneta de una carretera junto a su tierra ancestral.

En la actualidad, aunque su tierra ha sido reconocida por el Ministerio de Justicia, solo pueden vivir en una fracción de la misma. La mayor parte está ocupada por ganaderos que están plantando caña de azúcar para la industria brasileña de etanol.

El director de Survival International, Stephen Corry, ha declarado hoy: “Esta demanda es un justo reconocimiento de cuánto daño ha causado a los guaraníes el robo de su tierra. Sus niños se suicidan, sus líderes y ancianos son asesinados y ellos son expulsados una y otra vez de sus tierras… y una y otra vez regresan a ellas. No quieren otra cosa más que su tierra”.