Operación militar en las tierras altas de Papúa

"Aún siguen escondidos en la selva porque los soldados están en su pueblo, y si regresan temen… que los militares les disparen sin más." Pastor baptista papú

Al menos tres personas, incluyendo a un pastor tribal, han sido asesinados durante una operación militar en el area que rodea Mulia en las tierras altas centrales de Papúa (antes conocida como Irian Jaya). Hasta 6.000 indígenas han huído a las montañas y selvas donde se enfrentan a la inanición, pues están demasiado asustados para salir de sus escondites en caso de que se les dispare. Al menos 23 personas han muerto hasta el momento de inanición en la selva. Las tierras altas se han convertido en "zona militarizada", y a los representantes de la Iglesia que intentan proporcionar asistencia se les está negando el acceso.

La operación militar se considera una represalia por la matanza de trabajadores de la carretera indonesios, supuestamente a manos del MLP (Movimiento de Liberación de Papúa). Sin embargo, muchos creen que los asesinatos fueron perpetrados por la milicia, que recibe el apoyo del ejército indonesio. Dicho ejército puede estar intentando presionar al nuevo Presidente de Indonesia Susilo Bambang Yudhoyono para que abandone sus planes de resolver el conflicto de Papúa a través del diálogo pacífico. El ejército depende de Papúa, rica en materias primas, para aumentar sus ingresos mediante la tala ilegal y mediante la provisión de "seguridad" para la mina Grassberg de oro y cobre, en manos estadounidenses y británicas.