"Hito legal": seis hombres se enfrentan a cargos por asesinato de guaraníes

Seis hombres serán juzgados por el asesinato de dos indígenas guaraníes que murieron en el estado de Mato Grosso do Sul en 2009.

El caso ha sido descrito como “un importante hito legal” por un fiscal.

Genivaldo Vera y Rolindo Vera fueron víctimas de un ataque armado, después de que su comunidad, Y’poi, intentara recuperar su territorio ancestral ocupado por ganaderos.

La Fiscalía de Brasil ha anunciado que entre los acusados hay ganaderos y políticos. Los cargos a los que se enfrentan incluyen: homicidio, esconder un cuerpo, disparar con un arma de fuego y daño corporal a una persona anciana.

Uno de los hombres que está siendo investigado, el ganadero Firmino Escobar, también mantuvo a los guaraníes de Y’poi como rehenes en 2010, cuando los acorraló dentro de sus tierras y cortó el suministro de alimentos y medicinas.

Survival International tiene en su poder una grabación en la que se escucha a Escobar impedir la entrada al lugar de un miembro del equipo de investigación de Survival. También mintió al negar que hubiera indígenas en esas tierras.

La Fiscalía está considerando abrir otra investigación policial sobre otras personas que podrían haber estado implicadas en el ataque mortal de 2009.

Rolindo Vera. Tras el ataque de 2009, su cuerpo nunca fue encontrado.

Rolindo Vera. Tras el ataque de 2009, su cuerpo nunca fue encontrado.

© Public Ministry, MS/Survival

En declaraciones a Survival, un hombre guaraní de la comunidad de Y’poi ha dicho: “Realmente son buenas noticias. Es lo que queríamos”.

Las comunidades guaraníes se enfrentan a ataques regulares de los matones a sueldo de los ganaderos, que intentan así expulsarlos de sus tierras, pero los culpables rara vez son arrestados.

El fiscal Thiago dos Santos ha descrito esta decisión como un paso clave en “la lucha por la protección efectiva de los derechos fundamentales de los indígenas guaraníes del estado de Mato Grosso do Sul, que son víctimas de una violencia constante”.

En muy pocas ocasiones ha llegado a los tribunales un caso sobre un asesinato de un indígena guaraní. La última fue en 2011, por el asesinato de Marcos Veron, un líder guaraní internacionalmente respetado que en 2003 fue apaleado hasta su muerte.

El director de Survival International, Stephen Corry, ha declarado hoy: “La investigación es esperanzadora, pero el Gobierno de Brasil debería recordar que hay muchas más muertes guaraníes que no son investigadas. Los ganaderos llevan mucho tiempo atacando a los guaraníes con impunidad: los indígenas no deberían estar amenazados de muerte por recuperar tierras que son suyas por derecho”.