Familias subanen se exponen a ser expulsadas

Ochenta y seis familias de la tribu subanen se enfrentan a la amenaza de ser expulsadas de sus tierras ancestrales por la compañía minera canadiense TVI. Tres familias han recibido cartas de la empresa amenazando con una demanda judicial y diciendo: "Le exigimos que abandone la propiedad de la empresa". Casi 100 familias se encuentran amenazadas, incluyendo a visayanes que se han asentado en el área más recientemente.

Muchos subanen han hecho campaña durante años para expulsar a TVI  de su tierra; la empresa minera explota una mina de oro a cielo abierto. Según las leyes filipinas es ilegal entrar en la tierra de los subanen sin su permiso. Estas últimas amenazas suceden después de una serie de violentos ataques sobre los subanen, incluyendo el tiroteo de cuatro personas en 2004.

Los Timu-ays (líderes) subanen han dicho: "Nuestra tierra es sagrada. Es la fuente de nuestras necesidades diarias, y, por encima de todo, nuestros antepasados están enterrados aquí. La tierra es la fuente de la vida para todas las criaturas y cosas".

Los subanen, o "pueblo del río", son el pueblo indígena (tribal) más numeroso de Filipinas, alcanzando 300.000 personas. Están diseminados por las montañas de la península de Zamboanga, que creen fue la tierra dada a ellos por Dios. Viven en pequeñas comunidades agrícolas y practican la agricultura rotativa. Durante el siglo pasado gran parte de su tierra ha sido ocupada por no indígenas; más recientemente, ha habido una segunda invasión por parte de madereras y mineras. Las protestas de los subanen han sido brutalmente reprimidas por el ejército filipino, y muchos subanen se han visto forzados a abandonar sus hogares.