Pista de aterrizaje ilegal en territorio yanomami empleada por buscadores de oro
Pista de aterrizaje ilegal en territorio yanomami empleada por buscadores de oro
© Hutukara/ISA

El portavoz y chaman del pueblo indígena yanomami, Davi Kopenawa, se reunió con el presidente Lula esta semana y le pidió que expulsara a todos los buscadores de oro ilegales del territorio yanomami, al norte de Brasil.

La asociación yanomami Hutukara ha solicitado a las autoridades en numerosas ocasiones que actúen de forma urgente, ya que los campos de minería clandestinos están aumentando, poniendo en serio peligro su salud y contaminando los ríos.

Algunos buscadores de oro tienen, además, comportamientos violentos con los indígenas. A principios de año, un indígena yekuana fue asesinado por mineros cuando se negó a llevarles hasta el territorio yanomami.

Los mineros extienden enfermedades como la malaria y la gripe, ante las que los yanomami, un pueblo indígena relativamente aislado, tiene muy poca resistencia.

En una carta al presidente, Hutukara también exige mayor presencia y participación por parte de las comunidades yanomami en el nuevo programa de salud, que va a reemplazar al actual modelo que no ha funcionado por la gran corrupción y burocracia. En los últimos meses, centenares de yanomami han contraido malaria y han muerto niños como consecuencia de la enfermedad, mientras las medicinas no están llegando a muchas comunidades.

Hutukara también demanda que se expulse a un grupo de terratenientes ganaderos y agrícolas que han ocupado ilegalmente tierra perteneciente a la comunidad yanomami de Ajarani, porque están ocasionando un enorme daño al medioambiente e intimidando a los yanomami de la zona.

La carta finaliza con una dura crítica al desarrollo impuesto y a la minería de grandes dimensiones y explica cómo ven los propios yanomami el progreso: “Ustedes [los no indígenas] dicen que somos pobres y que nuestras vidas podrían mejorar. ¿Pero qué saben ustedes de nuestra vida para decir que puede ser mejor? Tan sólo porque somos diferentes a ustedes, vivimos de un modo distinto y valoramos otras cosas, no significa que seamos pobres.”

“Nosotros, los yanomami, tenemos otras riquezas que nos han dejado nuestros antepasados que, ustedes, los blancos, no son capaces de ver: la tierra que nos da la vida, el agua limpia que bebemos y nuestros niños, que son felices… Queremos que se garantice nuestro derecho a elegir lo que es mejor para nosotros”.

Lee la carta de Hutukara (en portugués).