Madre e hijo yanomami.
Madre e hijo yanomami.
© Steve Cox/Survival

Los yanomami de la comunidad Paapiú del Amazonas brasileño piden que las autoridades expulsen a cientos de buscadores de oro ilegales que están invadiendo sus tierras.

Dicen que están preparados para utilizar arcos y flechas y expulsarlos ellos mismos si las autoridades no actúan inmediatamente.

En la década de los años 80, la fiebre del oro en el estado de Roraima diezmó a los yanomami y a sus vecinos los yekuana. Tras muchos años de campaña, su tierra fue reconocida y se expulsó a los buscadores de oro. A pesar de ello, en los últimos años han regresado y son cada vez más: se estima que actualmente hay unos 3.000 en el territorio yanomami.

Los líderes de este pueblo indígena han denunciado la invasión en repetidas ocasiones y dicen que la situación ha empeorado recientemente. Pese a ello, las autoridades han fracasado a la hora de actuar.

El 21 de enero, un grupo de buscadores ilegales de oro asesinó a un hombre yekuana e hirió a su hijo. Los autores se entregaron a la policía pero aún no han sido procesados.

La semana pasada, otro grupo más se introdujo en el territorio yanomami y trató de entablar amistad con algunos hombres de este pueblo. Se fueron cuando aparecieron otros yanomami, aunque dijeron que volverían.

Los buscadores ilegales de oro suelen ir armados y en el pasado ya mataron a indígenas yanomami. También les exponen a enfermedades mortales como la malaria. La minería de oro contamina con mercurio los ríos y los peces de los que este pueblo indígena depende.