Indígena onge © Survival
Indígena onge © Survival
© Survival

Ocho miembros del pueblo indígena onge de las Islas Andamán (India) han muerto y otros 15 permanecen hospitalizados tras haber bebido de un contenedor que llegó a la orilla de la isla en la que viven, y que es también su reserva.

Antes de esta tragedia el número de indígenas onge era de 100 personas. Tras la ocupación británica de las islas en el siglo XIX fueron devastados y en 1900 la población onge había descendido hasta los 670 miembros.

Ahora se enfrentan a la posibilidad de perder alrededor del 10% de su población superviviente. Antes de este duro golpe, su número había permanecido estable durante varias décadas.
 
Se piensa que los onge creían que el recipiente de plástico contenía alcohol. Aunque los onge pueden cazar y pescar, muchos se han vuelto dependientes de las raciones que distribuye la administración de las islas y algunos se han hecho adictos al alcohol.

Como contraste, los dos pueblos indígenas más aislados de las islas, los jarawa y los sentineleses, aún son autosuficientes.

Fuentes internas a Survival han declarado: “Esto es una catástrofe para los onge. Si mueren más, la supervivencia de todo este pueblo indígena se encontraría gravemente amenazada.”

Más información:
Laura de Luis
[email protected]
Tel. (00 34) 91 521 72 83