Una presa cierra por la protesta de indígenas amazónicos

Indígenas pertenecientes al pueblo enawene nawe de la Amazonia brasileña ocuparon y cerraron el emplazamiento de una presa hidroeléctrica el pasado sábado, y destruyeron parte de los equipos, en un intento de salvar el río que atraviesa sus tierras.

Según los enawene nawe, las 77 presas que se van a construir en el río Juruena contaminarán el agua, impidiendo así a los peces llegar a las zonas de desove. El pescado es fundamental en la dieta de los enawene nawe, ya que no consumen carne roja. Asimismo, también desempeña un importante papel en sus rituales.

“Si los peces enferman y mueren, también lo harán los enawene nawe”, dijo un miembro de este pueblo.

Compañías lideradas por el mayor productor de soja del mundo, la familia Maggi, están ejerciendo presión para que la construcción de las presas se lleve a cabo. El magnate de la soja Blairo Maggi es a su vez el gobernador del Estado de Mato Grosso.

El número de enawene nawe asciende a 500 miembros, que viven en una comunidad en grandes casas comunales alrededor de una especie de plaza central. Fueron contactados por primera vez por misioneros jesuitas en 1974. Durante años eligieron mantener un contacto limitado con el mundo exterior, pero la amenaza bajo la que se encuentran sus tierras les ha empujado a llevar a cabo vigorosas campañas para defender sus derechos.

Más información:
Laura de Luis
[email protected]
Tel. (00 34) 91 521 72 83

La investigadora de Survival Fiona Watson, que visitó recientemente a los enawene nawe, está disponible para entrevistas.