'Niños guaraníes sufren de malnutrición por la falta de tierra'

Una fiscal brasileña del Estado ha expresado en una investigación parlamentaria de Brasil que como consecuencia del fracaso del Gobierno en la demarcación y protección de la tierra de los guaraní, se está extendiendo la malnutrición entre los niños de este pueblo indígena.

La fiscal Deborah Duprat dijo la semana pasada: “No hay suficiente espacio para estos grupos… Esto genera problemas como la malnutrición y otras enfermedades”. Las declaraciones de Duprat se produjeron justo antes de la celebración del Día Mundial de la Salud, el 7 de abril, fecha que conmemora la fundación de la Organización Mundial de la Salud hace sesenta años.

Entre enero y octubre del año pasado, dieciséis niños guaraníes menores de nueve años murieron en la comunidad de Japora, en el estado de Mato Grosso do Sul. Mato Grosso significa “bosque espeso”. Sin embargo, los bosques están siendo talados para dar paso a plantaciones de soja, pastos de ganado o azúcar de caña. Los guaraníes se encuentran confinados en pequeñas parcelas de tierra, y no pueden cultivar comida suficiente.

Los guaraníes tienen también una de las tasas de suicidio más altas del mundo: un uno por ciento de su población se suicidó entre 1985 y el año 2000, incluyendo niños de tan sólo nueve años.

El reciente informe de Survival sobre la salud de los pueblos indígenas “El progreso puede matar”, revela los impactantes efectos que la separación de sus tierras y el progreso forzoso tienen en la salud de estos pueblos.

Deborah Duprat instó al Gobierno brasileño a cumplir el derecho internacional reconociendo las tierras de los pueblos indígenas.