Los indígenas enawene nawe logran el derecho a pescar

Un juez brasileño ha afirmado que los indígenas enawene nawe tienen derecho a pescar en el río Preto, el río de pesca más importante para ellos.

El fallo judicial se ha producido después de que ganaderos de la zona obtuvieran el año pasado una orden judicial, que prohibía a los indígenas construir presas y campamentos de pesca a lo largo del río para abastecerse de pescado. Los enawene nawe acudieron a juicio para impugnar la medida.

En el fallo, el juez reconoció que el río Preto, en el estado de Mato Grosso, es “tanto un área de importancia religiosa, como una fuente de alimento para toda la comunidad indígena en el territorio enawene nawe.” Un representante de los enawene nawe comunicó la semana pasada a Survival que el pueblo acogió la decisión con agrado y que todo está tranquilo ahora en la zona.

Cada año los enawene nawe viajan se desplazan en barca hasta el río Preto para construir presas de madera y campamentos de pesca temporales, donde viven durante varios meses pescando y ahumando el pescado. Esta actividad es parte de un ritual anual llamado “yankwa”, donde se intercambian los alimentos para apaciguar a los espíritus “yakairiti”. Kawari, un anciano enawene nawe, explica: “Toda esta tierra [el área del río Preto] pertenece a los yakairiti, nuestros espíritus ancestrales. A ellos pertenecen los ríos, los peces y los árboles. Si acabáis con esto, los yakairiti se vengarán y matarán a todos los enawene nawe.”

Los enawene nawe han estado presionando al Gobierno brasileño para que reconozca su derecho de propiedad sobre esas tierras ya que tienen una gran importancia económica y cultural para ellos (es rica en pescado, frutos secos y fruta de genipapo). En la última década, los ganaderos han invadido y deforestado progresivamente esta tierra. Algunos han empleado tácticas intimidatorias y violentas, tales como la quema de campamentos pesqueros, en un intento de forzar a los indígenas a abandonar su tierra.