La policía arresta, tortura y mata a indígenas de Papúa

La policía indonesia está matando, torturando e intimidando a los indígenas de Papúa Occidental con total impunidad. La policía mató a tiros a dos mujeres papúes e hirió a otra mientras éstas se manifestaban el pasado 5 de diciembre junto a la mina Freeport, de capital británico y estadounidense .

Apenas dos semanas antes del episodio de los disparos, un relator especial sobre tortura de la ONU dijo que había encontrado pruebas de que los detenidos papúes estaban siendo electrocutados, recibían palizas regulares, e incluso habían sido disparados en las piernas a corta distancia. También dijo que la policía era la principal responsable.

Además hay cada vez mayor constancia de asesinatos “misteriosos” y “accidentales”, así como de raptos y agresiones a jóvenes mujeres papúes por parte de fuerzas militares y policiales.

Ninguno de los funcionarios del Gobierno que el relator especial visitó en Indonesia fue capaz de citar un sólo caso en el que un policía hubiera sido encontrado culpable y sentenciado ante un tribunal penal por abusar de un detenido, a pesar de que la práctica sea ya generalizada y sistemática.

El defensor y abogado de los derechos humanos, Sabar Iwanggin, ha sido acusado de “insultar al presidente” en un mensaje de teléfono celular que reenvió a un amigo. El mensaje ya había circulado entre miles de papúes. Sabar Iwanggin trabajó con la respetada organización de derechos humanos Elsham West Papúa. Los trabajadores de Elsham han sido intimidados en repetidas ocasiones y han recibido amenazas de muerte.

Survival está preocupada por la seguridad de Sabar Iwanggin mientras espera el juicio, y por la seguridad de otros que defienden los derechos de los pueblos indígenas de Papúa Occidental.