Survival nombra a los "diez terribles": los principales violadores de derechos indígenas en 2007

Con motivo de la celebración del Día Internacional de los Derechos Humanos fijado por Naciones Unidas, Survival ha nombrado a "los diez terribles": los países que encabezan las violaciones de derechos indígenas en 2007. Se trata de Indonesia, Australia, Canadá, EEUU, Nueva Zelanda, Botsuana, Brasil, Perú, Paraguay y Malasia.

Los pueblos indígenas de Papúa Occidental se enfrentan a una violencia atroz por parte del ejército indonesio, siendo víctimas de asesinatos, arrestos arbitrarios, abusos sexuales y torturas, mientras sus tierras son explotadas por el Gobierno de Indonesia y compañías extranjeras.

En Botsuana, el Gobierno expulsó a los bosquimanos de su tierra en el Kalahari Central en 2002, y les sigue impidiendo regresar a su hogar a pesar del histórico juicio de 2006, que dictaminó que las expulsiones fueron "ilegales e inconstitucionales".

Los ganaderos que ocupan territorios de los indígenas guaraní en Brasil contratan asesinos a sueldo que persiguen a los indígenas. Este año dos líderes guaraní han sido asesinados y dos mujeres guaraní violadas en conflictos territoriales, mientras que al menos 26 guaraní se han suicidado.

Se estima que en Perú habitan 15 de los últimos pueblos indígenas aislados y todos ellos se enfrentan a la extinción, mientras el Gobierno permite la entrada a sus tierras de compañías petroleras y el acceso masivo a taladores ilegales. El Presidente de Perú sugirió recientemente que dichos pueblos no existían.

Los ayoreo-totobiegosode de Paraguay son los últimos indígenas no contactados al sur de la cuenca del Amazonas. Sin embargo, numerosas empresas madereras están destrozando su bosque a una velocidad suicida, mientras el Gobierno fracasa en su protección.

En Malasia, las tierras de los pueblos indígenas de Sarawak les han sido arrebatadas para permitir la tala, la construcción de presas y el establecimiento de plantaciones de aceite de palma en ellas. El Gobierno ha dicho a los penan, que son nómadas y cazadores-recolectores, que no tendrán derechos de propiedad de sus tierras mientras no "se asienten" y empiecen a cultivar.

A pesar de su supuesta condición de democracias liberales, Australia, Canadá, Nueva Zelanda y EEUU fueron los únicos países que votaron en contra de la Declaración de los Derechos de los Pueblos Indígenas de la ONU, aprobada por la Asamblea General en septiembre de este mismo año. A su favor votaron 143 países.

 

Más información
Laura de Luis
[email protected]
Tel. 91 521 72 83