Líder guaraní asesinado

Ortiz Lopes, un indígena guaraní kaiowá, fue asesinado por un pistolero el 8 de Julio. El asesino se acercó a su casa, lo llamó para que saliera y le disparó a quemarropa.

El asesinato fue presenciado por Marluce, la viuda de Lopes, quien oyó al pistolero decir: “los terratenientes me han mandado para ajustar cuentas contigo”.
Según cuenta, Marluce ha recibido varias amenazas de muerte desde el asesinato.

Un grupo de terratenientes ocupa el territorio tradicional de los guaranís llamado Kurusu Mba, territorio que Lopes y otros cientos de guaranís intentaron reocupar en enero del presente año.

Sin embargo, pocos días más tarde los indígenas fueron violentamente expulsados por los agentes de seguridad de los terratenientes y por la policía. Una anciana líder religiosa, Kuretê Lopez, fue asesinada durante la expulsión (lee esta noticia).

Lopes fue enterrado el 11 de Julio en Kurusu Mba, cerca de la tumba de Kuretê Lopez.

La comunidad todavía carece de tierras y vive acampada en condiciones deplorables al borde de una carretera.

Según CIMI, ONG brasileña que trabaja con pueblos indígenas, Ortiz Lopes es la vigésima persona del estado de Mato Grosso do Sul asesinada este año.