Indígenas denuncian la destrucción de las aguas de pesca

Un grupo de indígenas han denunciado la destrucción de su río más importante. La tribu  enawene nawe está enojada por la rápida destrucción de la selva tropical que bordea el Rio Preto, una fuente abundante de pescado, a manos de los ganaderos.

La selva tropical de Rio Preto es de un tipo denominado bosque de ribera. La tala de los bosques de ribera está prohibida por la ley brasileña.
 
Recientemente, algunos líderes han realizado un largo viaje desde el interior del estado de Mato Grosso hasta la capital, Cuiabá, para reunirse con la agencia de medioambiente del gobierno del estado y el procurador. Las autoridades prometieron actuar en un plazo máximo de 30 días para proteger el área pero no lo han cumplido.

A principios de este año, el líder de los enawene nawe, Marikeroseene, declaró ante la cadena británica ITV: "En los últimos dos años, la tala ha aumentado dramáticamente. Se ha duplicado… La situación es insostenible."

Mientras, un nuevo estudio publicado recientemente por la Academia Nacional de Ciencias de EEUU, utilizó imágenes por satélite para demostrar que los cultivadores de soja están destruyendo la selva tropical amazónica, en lugar de ocupar la selva ya destruida por los ganaderos. Se estima que los cultivadores de soja destruyeron 5.400 kilómetros cuadrados de selva tropical en el Mato Grosso durante los años 2001 a 2004.