La tribu más aislada del mundo mata a invasores

Miembros de la tribu más aislada del mundo, los sentineleses de las Islas Andamán, mataron el pasado 26 de enero a dos pescadores que se habían acercado ilegalmente a su isla. Los sentineleses, que fueron fotografiados tras el tsunami de diciembre de 2004 disparando una flecha a un helicóptero que sobrevolaba su isla, se han resistido al contacto con el mundo exterior durante unos 60.000 años. Se ven amenazados por pescadores furtivos que pescan y bucean capturando langostas ilegalmente alrededor de su isla.

El director de Survival Stephen Corry ha declarado: "El contacto con el mundo exterior podría exterminar muy rápidamente a esta tribu única y vulnerable. La administración local debe asegurar que se deje en paz a los sentineleses mientras éste sea su deseo: y lo que ocurrió el mes pasado demuestra muy claramente que lo es. Estas trágicas muertes podrían haberse evitado si las autoridades hubieran implementado la ley".

Los sentineleses mataron a dos hombres, Sunder Raj, de 48 años, y Pandit Tiwari, de 52, después de que éstos hubieran pasado la noche en su barco cerca de la isla Sentinel del Norte. Es ilegal acercarse a menos de 5 kilómetros de la isla, normativa que tiene por objetivo proteger a los sentineleses de la explotación, violencia y enfermedades para las que no tienen inmunidad. Pero cada vez más gente de las islas vecinas visita la isla para bucear cerca de la orilla y capturar langostas y para cazar jabalíes en la selva, robando así el sustento de la tribu.

Se cree que los sentineleses suman entre 50 y 200 miembros. A finales de los 80 y comienzos de los 90 sufrieron muchas bajas a manos de personas dedicadas a recuperar restos de naufragios; éstas visitaban la isla armadas con pistolas para llevarse metal y otras mercancías naufragadas.

El pueblo jarawa, relacionado con el sentinelés, dejó de resistirse al contacto en 1998. Ahora sufren el asedio de intrusos en su tierra que roban los animales que cazan, introducen alcohol y explotan sexualmente a las mujeres jarawa.

Samir Acharya de la organización local ecologista SANE declaraba hace unos días: "La guardia costera y la policía nacional de la India deben ser alabadas en este caso por su resistencia a la presión local a la hora de recuperar los cuerpos de los hombres, evitando así mayor contacto con los sentineleses".


FIN

Más información:
Oficina de prensa
[email protected]
Tel. 91 521 72 83

Survival dispone de material fotográfico y audiovisual para ilustrar esta noticia.