Columna de humo producida por el incendio de la comunidad guaraní Kurusu Mba, Brasil, 2015.

Columna de humo producida por el incendio de la comunidad guaraní Kurusu Mba, Brasil, 2015.

© Reprodução/TV Morena, 2015

Una banda de pistoleros ha atacado y prendido fuego a una comunidad indígena guaraní en el suroeste de Brasil.

Las primeras informaciones apuntaban a que un bebé de un año habría muerto a causa de las llamas cuando los pistoleros incendiaron los hogares de los indígenas el pasado 24 de junio, pero hasta la fecha este suceso sigue sin confirmarse.

Los guaraníes han huido de la zona y se ha denunciado la desaparición de dos niñas y un niño.

Los indígenas de la comunidad de Kurusu Mba reocuparon pacíficamente parte de su tierra ancestral el pasado día 22 de junio, tras llevar esperando muchos años que les fuera restituida.

Poco después fueron rodeados por pistoleros que, según un hombre guaraní, “abrieron fuego sobre nuestras cabezas”. Los ganaderos y los agricultores que ahora ocupan casi toda la tierra guaraní a menudo contratan a hombres armados para aterrorizar a los indígenas.

Un portavoz guaraní declaró que ocuparon su tierra porque “no soportábamos más la idea de vivir bajo el veneno, hambrientos y esperando por el Gobierno”.

Muchos guaraníes están siendo sometidos a brutales e intolerables ataques mientras esperan en vano a que las autoridades reconozcan sus derechos territoriales. En un vídeo que los guaraníes acaban de enviar a Survival, Tupã Guarani de la comunidad de Pyelito Kue, muestra los restos de la casa de sus familiares tras haber sido completamente quemada por los pistoleros. Dijo que su familia había perdido todas sus pertenencias.

Kurusu Mba ha sufrido muchos ataques violentos en el pasado. Kurete Lopes, un líder religioso indígena de 70 años, fue asesinado por los pistoleros en 2007, al igual que otro líder, Ortiz Lopes. En 2009 también Osvaldo Lopes murió asesinado.

La comunidad se encuentra inmersa entre plantaciones de soja. Los intensos pesticidas con los que se rocían las plantaciones contaminan los arroyos que los indígenas utilizan para su suministro de agua potable.


Visualiza los tres vídeos grabados por los guaraníes apelando a la presión internacional para que el Gobierno de Brasil reconozca sus derechos: