Tres comunidades indígenas guaraníes registran órdenes de expulsión aplazadas o revocadas.

Tres comunidades indígenas guaraníes registran órdenes de expulsión aplazadas o revocadas.

© Fiona Watson/Survival

Tres comunidades indígenas guaraníes del centro de Brasil ven un rayo de esperanza sobre la posibilidad de permanecer en sus tierras ancestrales tras fallos judiciales que anulan o posponen las órdenes de su desalojo.

Las tres comunidades en el estado de Mato Grosso do Sul (Kurusu Mba, Passo Piraju y Pacurity) habían reocupado pequeñas partes de su territorio ancestral después de que sus tierras hubiesen sido ocupadas por terratenientes ganaderos.

El Supremo Tribunal Federal ha dictaminado ahora que la comunidad de Kurusu Mba no debería ser expulsada ya que la tierra podría ser declarada indígena en el futuro. Cuatro líderes de la comunidad han sido asesinados por pistoleros desde que reocuparon parte de sus tierras ancestrales en 2007.

El pasado mes de octubre, en una carta dirigida a la presidenta de Brasil, los guaraníes de Kurusu Mba declaraban: “Aquí estamos sobreviviendo y resistiendo durante 10 años y todos nosotros vamos a resistir hasta la muerte. Decidimos morir todos juntos y no seremos expulsados de nuestras tierras ancestrales.”

Los terratenientes contratan a menudo milicias privadas para patrullar las granjas y utilizan órdenes de expulsión para acosar e intimidar a los indígenas.

La orden para expulsar a la comunidad de Paso Piraju ha sido revocada al reconocer el hecho de que la zona se encuentra en disputa. Además, un juez ha pospuesto la orden de desalojo de Pacurity, citando el riesgo de conflicto y la falta de seguridad y de agua en caso de ser expulsados.

Varios gobiernos sucesivos de Brasil han fracasado en la resolución de los graves conflictos territoriales en Mato Grosso do Sul. Como consecuencia de la pérdida de gran parte de su territorio, los guaraníes continúan sufriendo malnutrición, violencia, amenazas de muerte y una de las tasas de suicidio más altas del mundo.

Un poderoso lobby agro-ganadero en el Congreso de Brasil está promoviendo una enmienda constitucional (“PEC 215”) que otorgaría al Congreso el poder para decidir sobre el reconocimiento de territorios indígenas. La PEC 215 supondría un duro golpe para los guaraníes y otros pueblos indígenas que luchan para recuperar sus tierras.