© Survival International

Un bosquimano de la Reserva de Caza del Kalahari Central (CKGR) en Botswana ha sido capturado a punta de pistola y golpeado por miembros de la policía paramilitar de Botsuana (SSG según sus siglas en inglés).

Mogolodi Moeti, defensor de los derechos de los bosquimanos desde hace tiempo, fue confrontado por varios miembros de la SSG y un guarda forestal en su casa dentro del campo de reasentamiento gubernamental New Xade.

Moeti fue golpeado con la culata de una pistola y se registró su casa en busca de carne de caza ilegal. Con las manos vacías, los oficiales condujeron a Moeti lejos y lo trajeron de vuelta más tarde, ese mismo día y sin cargos.

El caso ha sido denunciado ante la policía local, que lo está investigando.

Este es el incidente más reciente del largo historial de violencia contra los bosquimanos a manos de la policía y de los oficiales del Gobierno, entre los que figuran disparos a bosquimanos que intentaban llevar agua al interior de la reserva para sus familias.

En tres oleadas de expulsiones forzosas durante 1997, 2002 y 2005, los bosquimanos fueron desalojados de sus tierras ancestrales en la reserva por camiones del Gobierno y abandonados en campos que posteriormente describieron como “lugares de la muerte”.

A pesar de la sentencia del Tribunal Supremo de 2006 que garantiza los derechos de los bosquimanos a volver a su hogar y solicitar permisos de caza, a la mayoría se les ha denegado la entrada para asentarse en la reserva y no se ha expedido ninguna licencia de caza.

Un reciente reportaje de la BBC encontró alcoholismo y SIDA en los miserables campos que habitan los bosquimanos desde hace más de una década.

Los agresores de Moeti le dijeron que estaba siendo utilizado como ejemplo para disuadir a otros de intentar volver a su hogar.

“Este es el motivo por el que prohibimos la entrada a vuestro abogado [Gordon Bennett, el representante legal inglés de los bosquimanos] para que podamos hacer lo que nos plazca con vosotros”, dijo un agente de SSG a Moeti.

Survival está haciendo un llamamiento internacional al boicot turístico a Botsuana por el trato que el Gobierno propina los bosquimanos.

Únete al boicot.