Supervivientes del tsunami, víctimas mortales de la invasión.

El día 9 de agosto los pueblos indígenas reclaman el derecho a sus vidas, tierras y derechos humanos

Los jarawa, uno de los pueblos indígenas que habita las Islas Andamán, en el Océano Índico, causaron asombro en todo el mundo cuando se supo, días después de que el tsunami causara estragos en todo el sudeste asiático, que habían salvado sus vidas gracias a su íntimo conocimiento del medio natural. Sin embargo, esta tribu, que hasta 1998 no había tenido contacto alguno con la sociedad mayoritaria, corre ahora el riesgo de ser exterminada a causa de los colonos de la India, que invaden su tierra, roban sus animales, ofrecen a los hombres alcohol y tabaco y abusan sexualmente de las mujeres jarawa. Todo ello a pesar de la política radicalmente nueva que, sobre el papel, adoptaron las autoridades a finales del año pasado, que recalca la necesidad de proteger la reserva jarawa de invasiones de todo tipo, y que las autoridades no han conseguido poner en práctica aún.

Existen aproximadamente 80 tribus no contactadas en todo el mundo, y todas ellas se enfrentan a amenazas similares. Madereros y terratenientes han acorralado durante todo el pasado siglo a los ayoreo-totobiegosode, en Paraguay. Los últimos indígenas no contactados al sur de la cuenca del Amazonas ven cómo sus posibilidades de sobrevivir a la colonización se reducen día tras día.

Mientras tanto, en las profundidades de la selva amazónica, una pequeña tribu de indígenas no contactados huye con tanta prisa de las motosierras y las excavadoras de las madereras que se adentran en su hogar selvático, que se han encontrado en sus malocas (casas comunales) abandonadas utensilios imprescindibles que jamás hubieran abandonado en otras circunstancias. "Los indígenas [de Río Pardo] serán aniquilados si no actuamos ahora", declara Sydney Possuelo, jefe de unidad brasileña de indígenas aislados.

Entre las posibles formas de actuar que los propios indígenas han elegido, los  bosquimanos gana y gwi han optado por un camino difícil, pero ejemplar: llevar ante los tribunales al Gobierno de Botsuana por expulsarles de su hogar ancestral,la Reserva de Caza del Kalahari Central. El Gobierno ha respondido intentando abolir la cláusula de la Constitución que supone una de las bases de la argumentación de los bosquimanos. "Cambiar la Constitución es algo fundamental. "¿Cómo puede ocurrir sin que haya una discusión con el público y con nosotros, el pueblo bosquimano?" comentaba Jumanda Gakelebone, un hombre gana, al conocer la medida del Gobierno.

Survival Internacional quiere recordar en este Día Internacional de los Pueblos Indígenas la extrema vulnerabilidad de estos pueblos, entre otros muchos que sufren violencia y explotación, y la necesidad de evitar que sean víctimas de la codicia de otros seres humanos. En palabras de la Presidenta de la oficina española, Diana de Horna: "Nadie ajeno a la tribu jarawa conoce bien su lengua, nadie sabe lo que realmente quieren decir al mundo exterior. Cuando seamos capaces de hablar con ellos, su historia no debería contar la desaparición de su tierra o de su modo de vida".

Más información:
Ana M. Machado
Tel. 915 217 283
[email protected]
Survival dispone de material gráfico y audiovisual de calidad profesional.