Indígenas yanomamis, Brasil.

Indígenas yanomamis, Brasil.
© Fiona Watson/Survival

El chamán y portavoz yanomami Davi Kopenawa advirtió esta semana en Ginebra a Naciones Unidas de los peligros que la minería de oro suponen para su pueblo.

Davi declaró que miles de buscadores de oro ilegales están operando en la actualidad en territorio yanomami, destruyendo la selva, contaminando los ríos y poniendo en peligro las vidas de los indígenas. Los yanomamis aislados son especialmente vulnerables.

Los yanomamis están presionando a las autoridades brasileñas para que expulsen a los mineros. A pesar de que los indígenas se están manifestando y asistiendo a reuniones, las autoridades no han tomado ninguna medida.

Davi también habló en contra de una polémica ley que, de ser aprobada, permitiría la minería a gran escala en territorios indígenas. En una entrevista realizada en Suiza, advirtió de que “no generará ningún beneficio para los indígenas”, sino que tendría como consecuencia “la destrucción de la tierra, la contaminación de los ríos e incluso más enfermedades”.

En 2012 se celebra el 20 aniversario de la creación del Parque Yanomami en Brasil, que se delimitó para uso exclusivo de los indígenas.

Es responsabilidad de las autoridades brasileñas proteger la tierra, expulsar a los mineros y prevenir invasiones futuras.

Sin embargo, Davi dijo. “La mayoría de los políticos quiere explotar el territorio, por lo que no escuchan a los indígenas”.

Davi viajó a Ginebra para el Festival de Cine y Foro Internacional sobre Derechos Humanos, que se celebra en la ciudad suiza, durante el que se proyectó el documental sobre derechos indígenas “Indiens en Sursis” del realizador Daniel Schweizer.

Su visita recibió apoyo de varias ONG, entre ellas la Organización Mundial contra la Tortura, la Asociación Yanomami Hutukara, el Instituto Socioambiental, doCip y Survival International.