Se utilizó a un padre moribundo para expulsar a sus hijos

El Tribunal Superior de Botswana ha escuchado como representantes del Gobierno expulsaron a un hombre moribundo de su hogar en la Reserva de Caza del Kalahari Central, para después regresar y decirle a sus hijos que no verían a su padre si no aceptaban ser reasentados.

Mogetse Kaboikanyo murió tan sólo cuatro meses después de ser expulsado. Su viuda dijo a Survival en el campo de reasentamiento de Nueva Xade: "Esta tierra mató a mi marido."

Ya enfermo, Mogetse Kaboikanyo, de la comunidad de Kikao, fue trasladado a Nueva Xade en febrero de 2002. Sus hijos se quedaron en la comunidad. Su hijo Losolobe Mogetse contó al tribunal cómo había discutido con un representante del Gobierno que llegó allí para expulsarle, pero al final abandonó Kikao debido a su preocupación por su padre: "Dijo que no podríamos ir a verle si no consentíamos en ser trasladados. Dijimos que no podíamos trasladarnos en su ausencia… Al final me rendí, accedí y fuimos con él."

Tras años de lucha para permanecer en su tierra, Mogetse tuvo que ser enterrado en Nueva Xade, lejos de las tumbas de su ancestros, ya que los representantes del Gobierno se negaron a permitir a Losolobe y a sus hermanos regresar con su cuerpo a Kikao. Él había dicho repetidas veces que quería morir en su tierra. Antes de las expulsiones, Mogetse dijo a Survival: "Estas cosas nos las hacen porque somos bosquimanos… El Gobierno de Botswana se llama a sí mismo una democracia. Pero aquí no lo es. Se nos oprime hasta la muerte, y pronto no quedará nadie." 

Para leer el testimonio completo de Mogetse, pincha aquí.

Más información:
Ana M. Machado
[email protected]
Tel. 915 217 283

Survival dispone de material gráfico y audiovisual de calidad profesional.