Tres años después, la persecución se intensifica

La víspera del tercer aniversario de la expulsión de los bosquimanos gana y gwi de sus tierras en la Reserva de Caza del Kalahari Central, seis bosquimanos han sido multados severamente por cazar para poder alimentar a sus familias.

A los seis bosquimanos se les ordenó pagar una multa de mil pulas cada uno (la moneda de Botsuana, una cantidad equivalente a 180 €) so pena de encarcelamiento. A pesar de tener muy poco dinero, todos han pagado. Fueron arrestados en julio de 2004 y detenidos durante dos semanas sin haberles juzgado, después de lo cual se les acusó de haber cazado antílopes gemsbok. Otros siete cazadores bosquimanos también han  sido acusados y están esperando que tenga lugar el juicio.

En noviembre de 2004, el Presidente de Botsuana, Festus Mogae, dijo a los parlamentarios británicos que visitaban Botsuana que a los bosquimanos les estaba permitido cazar en la Reserva de Caza del Kalahari Central. Anteriormente su Gobierno había prohibido cualquier forma de caza y recolección dentro de la reserva, haciendo imposible el modo de vida de los bosquimanos. Las multas de la semana pasada demuestran que a pesar de que Botsuana quiere que la comunidad internacional crea que respeta los derechos de los bosquimanos a cazar, la realidad sobre el terreno es bien distinta. Muchos bosquimanos han sido arrestados o torturados por cazar en la reserva, en la cual han vivido durante miles de años.

Para Survival, los últimos arrestos muestran que los bosquimanos están siendo perseguidos tanto dentro como fuera de la reserva. A pesar de las promesas del Presidente Mogae, está claro que el Gobierno está empeñado a toda costa en hacer imposible el modo de vida cazador de los bosquimanos. Esto es inmoral además de ser una tragedia, ya que las alternativas son el alcoholismo, la prostitución y el SIDA.

Más información:
Ana M. Machado
Tel. 915217283
[email protected]

Survival dispone de material gráfico y audiovisual de calidad profesional.