Cuatro años después, el Gobierno de Botsuana sigue ignorando la sentencia del Tribunal Supremo
Cuatro años después, el Gobierno de Botsuana sigue ignorando la sentencia del Tribunal Supremo
© Survival

Cuatro años después de la histórica victoria judicial por la que los bosquimanos del Kalahari obtuvieron el reconocimiento de su derecho a vivir en sus tierras ancestrales, el Gobierno de Botsuana ha emitido un comunicado en el que desacata abiertamente la sentencia.

En el año 2002 el Gobierno de Botsuana expulsó forzosamente a los bosquimanos de sus tierras ancestrales en la Reserva de Caza del Kalahari Central. El 13 de diciembre de 2006, tras la batalla legal más larga y costosa de la historia del país, el Tribunal Supremo de Botsuana dictaminó que el Gobierno había expulsado forzosamente a los bosquimanos de sus tierras de forma ilegal e inconstitucional.

Sin embargo, desde la sentencia el Gobierno ha seguido impidiendo a los bosquimanos regresar a su hogar y ha emitido una declaración que desafía la decisión del Tribunal Supremo.

En el comunicado el Gobierno asegura que “no fuerza [a los bosquimanos] a salir de la Reserva de Caza”, y que los bosquimanos “han dado la bienvenida a los avances en sus nuevos asentamientos”. Sin embargo, el tribunal falló que los bosquimanos “fueron desposeídos de la tierra que ocupaban de forma injusta, ilegal y sin su consentimiento”.

El comunicado también argumenta que el Gobierno ha provisto a los bosquimanos con “avances en sus nuevos asentamientos, como el aprovisionamiento de instalaciones educativas y médicas y otras muchas oportunidades para mejorar su calidad de vida”. Aún hoy, trece años después de que se crease el principal campo de reasentamiento, prácticamente ningún bosquimano ha encontrado trabajo estable y el alcoholismo y la enfermedad están muy extendidos. Tal y como expresó uno de los jueces: “[El Gobierno] debería considerar si la desaparición de un pueblo no supone un precio demasiado alto a pagar por ofrecer servicios en un lugar centralizado”.

A pesar de que el tribunal falló que “el cese simultáneo del suministro de alimentos y de la emisión de licencias de caza [es] equivalente a condenar a los últimos residentes [de la reserva] a muerte por inanición”, el Gobierno ha prohibido a los bosquimanos el acceso al agua o cazar para alimentarse. En el comunicado se acusa a los bosquimanos de cazar furtivamente en sus propias tierras, y argumenta que esto ha provocado “un descenso de todas las especies de la reserva”, aunque no existe ninguna evidencia sobre esto.

El comunicado del Gobierno también critica a Survival, esgrimiendo que la organización “quiere que [los bosquimanos] vivan una vida de pobreza y enfermedad”. Sin embargo, uno de los jueces elogió a Survival por dar “coraje y apoyo a un pueblo que históricamente ha sido demasiado débil económica y políticamente como para cuestionar decisiones que les afectan”.

Según Stephen Corry, director de Survival: “El Gobierno de Botsuana está repitiendo ahora los mismos argumentos que esgrimió en 2002 y que, como ya se demostró, no son más que una absoluta fabricación. No fue sólo Survival quien dijo que el Gobierno se lo había inventado todo; también los innumerables periodistas independientes que visitaron la zona lo confirman. El Gobierno está intentando sacar a los bosquimanos de sus tierras para poder dar paso a la minería de diamantes y al turismo; es tan simple como esto. Lo ha estado intentando durante trece años y podría lograrlo. Survival intensificará su llamamiento para boicotear los diamantes y el turismo. Que sea el consumidor quien decida si quiere ser parte de la destrucción de los bosquimanos.”