Indígenas decapitados en Sierra Nevada

Dos indígenas arhuaco del norte de Colombia han sido hallados decapitados tras haber sido capturados por paramilitares de derechas. La tragedia ocurrió sólo once días después de otro asesinato, el de un empleado de la organización indígena local. Los asesinatos tuvieron lugar en la misma montaña en la que un grupo de turistas europeos e israelíes fueron secuestrados por la guerrilla del Ejército de Liberación Nacional (ELN).

Los arhuaco viven en una gran montaña llamada la Sierra Nevada de Santa Marta que comparten con dos pueblos indígenas emparentados con ellos: los kogi y los arsario.

Desde hace décadas la zona es un campo de batalla entre el ejército, las guerrillas de izquierdas y los paramilitares de derechas en el que, a pesar de su naturaleza pacífica, los indígenas se han visto atrapados en el fuego cruzado. Los colonos se han asentado en las zonas más bajas de la montaña, donde muchos cultivan coca y heroína para el mercado de la droga.

Docenas de indígenas han muerto asesinados en la cuasi guerra civil que tiene lugar en su territorio. En febrero de este año el ejército colombiano bombardeó durante varios días una comunidad arsario, obligando a los habitantes a huir.