El Gobierno aprueba la Declaración de la ONU sobre pueblos indígenas

Niño aborigen, Australia
Niño aborigen, Australia
© Niño aborigen, Australia

Australia aprobó hoy formalmente la Declaración de Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas, dando así un giro de 180 grados a su postura previa de oposición.

Durante la ceremonia celebrada en el Parlamento, la ministra para Asuntos Indígenas, Jenny Macklin, declaró: “Hoy Australia da otro importante paso para reestablecer la relación entre los australianos indígenas y no indígenas, y avanzando así hacía un nuevo futuro”.

“Hoy, Australia se une al resto de la comunidad internacional para confirmar las aspiraciones de todos los pueblos indígenas (…) El 17 de septiembre de 2007, 143 naciones votaron a favor de la Declaración. Australia fue uno de los cuatro países que votó en contra. Australia cambia hoy su postura y da su apoyo a la Declaración”.

“Hacemos esto con la ilusión de restablecer la relación entre los australianos indígenas y no indígenas, y fortalecer la confianza”.

Cuando la Declaración fue adoptada por la Asamblea General de la ONU en 2007, tan sólo cuatro países se opusieron a ella: Australia, Canadá, Nueva Zelanda y EE.UU. La Declaración establece una serie de importantes principios con los que juzgar el trato que los países dan a su población indígena, pero no es legalmente vinculante.