Los bosquimanos y Survival fuerzan a De Beers a retirarse de la reserva del Kalahari

Después de la presión ejercida por Survival International, De Beers ha declarado que ha detenido las operaciones en la tierra de los bosquimanos del Kalahari, en Botsuana, debido a que aquellos a quienes ha consultado, incluidos bosquimanos que viven dentro de la reserva, no estaban de acuerdo con sus planes de realizar exploraciones en busca de diamantes cerca de una comunidad bosquimana.

De Beers comenzó sus últimas operaciones en la Reserva de Caza del Kalahari Central hace tan sólo un mes. La empresa dice que no tiene intención de desarrollar ninguna otra actividad allí y que no lo hará a menos que se acuerde un plan de gestión sostenible a largo plazo.

Esto supone una gran victoria para los bosquimanos. Pero la minería de diamantes aún amenaza su supervivencia: De Beers mantiene varias licencias de prospección en la reserva.

Otra empresa diamentífera, Gem Diamonds, también está realizando prospecciones dentro de la reserva. Aunque declara que cuenta con algún apoyo local, está operando mientras los bosquimanos permanecen intimidados y hostigados, y no pueden conseguir ningún asesoramiento legal apropiado. Esto sitúa a los bosquimanos en una posición no apta para aceptar nada de forma justa. A pesar de que la sentencia del Tribunal Supremo de Botsuana del año 2006 confirmaba los derechos territoriales de los bosquimanos, el Gobierno sigue impidiéndoles acceder a su pozo de agua y les prohíbe cazar.
 
Los bosquimanos han declarado a Survival que, hasta que no se permita regresar a su tierra a todos aquellos expulsados ilícitamente con acceso al agua y permisos de caza, consideran que la minería de diamantes que desarrolla Gem no es honrada. Uno de ellos declaró: “Es mentira que Gem esté haciendo algo por los bosquimanos. No le importamos: sólo trabajan con el Gobierno”.

Según declaraciones del director de Survival, Stephen Corry: “Cualquier diálogo entre las empresas diamentíferas y los bosquimanos bajo las condiciones actuales supone una burla al concepto de consentimiento previo, libre e informado, que es la piedra angular tanto de la Declaración de Naciones Unidas sobre pueblos indígenas, como del derecho internacional”.

El presidente de Botsuana, el general Ian Khama, cuyo Gobierno sigue oprimiendo a los bosquimanos y permitiendo a las empresas mineras realizar prospecciones en su tierra, es componente de la junta directiva de la ONG ambientalista Conservation International, lo que supone un insulto aún mayor a la difícil situación de los bosquimanos.

Más información:
Laura de Luis
[email protected]
Tel. (00 34) 91 521 72 83