Las mujeres penan acusan a los madereros de abusos sexuales

Mujeres del pueblo indígena penan han acusado a los trabajadores de dos empresas madereras de Malasia de acoso y violación, incluyendo a niñas en edad escolar.

“Quiero que se sepa que trabajadores de las empresas madereras abusan sexualmente de nosotras de forma habitual” dijo una mujer.

Los penan viven en Sarawak, en la parte malasia de la isla de Borneo. Llevan más de veinte años intentando detener la destrucción de sus selvas por parte de las empresas madereras. Los madereros acusados trabajan para Samling y para Interhill, dos de las mayores empresas que operan en tierra de los penan.

Según la investigación llevada a cabo por la Fundación Bruno Manser, los culpables frecuentan varios asentamientos penan en la zona de Medio Baram en busca de mujeres. Los trabajadores de las empresas están alojados en  campamentos de tala de la región y  a menudo están borrachos cuando llegan a las comunidades.

“Cuando oímos sus todoterreno acercarse, lo dejamos todo y huimos a la selva”, aseguró una fuente de los penan. “Vienen básicamente casi todas las semanas, pero la situación es peor durante las vacaciones escolares, cuando saben que los estudiantes  están en los poblados”.

En otros casos, el traslado de los menores a la escuela en los vehículos de las compañías madereras era arreglado de tal modo que las escolares tuvieran que pasar la noche en un campamento maderero, donde sufrían los abusos.

Las comunidades penan han informado de varios casos de embarazo como consecuencia de los abusos perpetrados por los trabajadores de estas empresas. También les acusan de utilizar a “gángsters” armados para intimidarles y de ofrecer alcohol a los jóvenes penan. Las protestas que los penan han hecho llegar a los responsables de los campamentos madereros y a la policía no han tenido ningún resultado hasta la fecha.

La Fundación Bruno Manser ha pedido al Gobierno de Malasia que inicie una investigación formal sobre estas protestas. Concretamente, le han pedido que asegure que las víctimas tendrán protección y que pondrá fin de forma inmediata al acoso a que son sometidas las mujeres penan.

Por otra parte, el Gobierno de Sarawak anunció recientemente que ya no reconocerá a los líderes electos penan de algunas comunidades. Esta medida se interpreta como un intento de acabar con la resistencia a la tala.

Escribe una carta en apoyo a los penan