Se admite que la presa de Narmada es ilegal

Un directivo de la agencia gubernamental responsable de la polémica presa Sardar Sarovar Narmada de la India ha admitido que la construcción del dique, de 121,9 metros de altura, ha provocado la inmersión ilegal de casas y granjas.

El pueblo indígena bhil se encuentra entre los afectados.

Es ilegal que el Gobierno permita la inundación de casas y granjas como consecuencia de un dique sin realojar a la población debidamente. Sin embargo, muchas de las familias desalojadas por la construcción de la presa se han quedado sin casa ni tierras.

Shri Afroz Ahmad, miembro de la Autoridad de Control de Narmada, admitió también que los planes para un nuevo aumento de la altura del dique no pueden seguir adelante debido a que muchas familias aún no han sido realojadas. Más de 500 personas, incluidos indígenas, granjeros y pescadores, se manifestaron en noviembre para pedir que la altura se reduzca de forma inmediata a 110 metros.

Aquellos que fueron expulsados de sus casas han luchado durante más de veinte años contra la construcción de la presa, con el apoyo de la organización Narmada Bachao Andolan (NBA). Cada año, cuando las comunidades se inundan durante la época del monzón, los indígenas, otras familias desalojadas y sus simpatizantes han permanecido en ellas, literalmente con el agua hasta el cuello, para protestar contra la presa y la nefasta actuación del Gobierno a la hora de facilitarles un reasentamiento apropiado. Prefieren ahogarse a abandonar el lugar.

Survival acoge con agrado que se haya reconocido la ilegalidad del dique, pide que su altura se reduzca inmediatamente y que se faciliten tierras alternativas a los indígenas cuyos hogares se encuentran ahora sumergidos.