Un año después de su victoria judicial, los bosquimanos no pueden volver a casa

El 13 de diciembre se cumple el primer aniversario de la histórica victoria judicial de los bosquimanos del Kalahari ante el Tribunal Supremo de Botsuana. Pero el Gobierno ha incumplido la sentencia y la mayoría de los bosquimanos permanecen varados en los campos de reasentamiento.

El Tribunal dictaminó que la expulsión de los bosquimanos llevada a cabo por el Gobierno de Botsuana fue “ilegal e inconstitucional”, y por tanto tienen derecho a vivir en sus tierras ancestrales en la Reserva de Caza del Kalahari Central, así como a cazar y recolectar en ellas.

Sin embargo, el Gobierno no permite a los bosquimanos cazar, y ha intensificado la persecución de quienes lo hacen. Al menos 53 bosquimanos han sido detenidos por cazar en 2007, muchos de los cuales también han sido torturados. Además, el Gobierno ha denegado a los bosquimanos el acceso a sus pozos de agua en la reserva.

Durante las expulsiones, los bosquimanos, junto con sus cabañas desmanteladas y todas sus posesiones, fueron montados en camiones y sacados de la reserva. Pero el Gobierno no les ha ofrecido asistencia para el largo viaje de vuelta a casa a través del desierto del Kalahari.

Desde la sentencia judicial, el Gobierno ha respaldado planes para construir una enorme mina de diamantes valorada en 2,2 mil millones de dólares, en las tierras ancestrales de los bosquimanos.

El director de Survival, Stephen Corry, ha declarado hoy: "El Gobierno de Botsuana afirma, en efecto, que los bosquimanos tienen derecho a comer y a beber en los campamentos del Gobierno, pero no en sus tierras ancestrales. De este modo, efectivamente, les está condenando a muerte".

Más información
Laura de Luis
[email protected]
Tel. 91 521 72 83