Histórico fallo judicial reconoce los derechos territoriales de los mayas

Las comunidades mayas del sur de Belice están celebrando el dictamen del Tribunal Supremo que reconoce sus derechos sobre la propiedad de sus tierras.

“Es evidente que los demandantes mayas dependen de la agricultura, la caza, la pesca y la recolección para su supervivencia física. También queda claro que la tierra que tradicionalmente utilizan y ocupan desempeña un papel central en su existencia y vitalidad física, cultural y espiritual”, afirmó el Jefe de Justicia Abdulai Conteh.

Éste estableció que el Gobierno de Belice debe “determinar, demarcar y proporcionar documentación oficial de los títulos y derechos de Santa Cruz y Conejo [dos pueblos mayas], de acuerdo con las leyes consuetudinarias y las prácticas tradicionales mayas”. También prohibió que el Gobierno lleve a cabo explotaciones forestales, mineras o proyectos de explotación de otros recursos en las tierras de los mayas.

El Jefe de Justicia hizo referencia a antecedentes legales internacionales en su dictamen, incluyendo el caso Mabo, donde el Tribunal Supremo (High Court) australiano reconoció “títulos nativos” por vez primera, y el caso Awas Tingni en Nicaragua, en el que la Corte Interamericana de Derechos Humanos reconocía la existencia de derechos colectivos de las poblaciones indígenas a su territorio, recursos y entorno.

El Jefe de Justicia también se refirió al Convenio 169 de la OIT, que es la legislación internacional clave sobre pueblos indígenas y tribales, y a la Declaración de Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas, que fue aprobada por la Asamblea General de la ONU en septiembre.

Lee sobre casos de derechos indígenas (documento de Word).